Euskadi encabeza las comunidades donde más han subido los precios

Un hombre llena el depóstito de su vehículo en una gasolinera./AVELINO GÓMEZ
Un hombre llena el depóstito de su vehículo en una gasolinera. / AVELINO GÓMEZ

El IPC sube en febrero un 1,3%, frente a la media nacional del 1,1%

JOSÉ V. MERINO

Llenar el depósito del coche e ir a la compra fue ligeramente más caro el pasado mes de febrero. Sobre todo para comprar legumbres y hortalizas. El INE ha confirmado este miércoles los datos de la inflación, esbozados a mediados de mes. La subida interanual registrada en febrero en el País Vasco ha repuntado hasta el 1,3%, debido principalmente a la evolución de los precios de los carburantes, mientras que los precios han subido el 0,4% respecto al pasado mes de enero. Según el Índice de Precios de Consumo publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa interanual en Euskadi se ha incrementado tres décimas, ya que la del mes de enero se situó en el 1,0%.

Con estos datos, Euskadi ha sido, junto con la comunidad foral de Navarra, Madrid y Castilla y León, una de las comunidades en las que el IPC se ha situado por encima de la media nacional del 1,1%. Las cuatro están el top de las más inflacionistas.

En el País Vasco, todos los sectores experimentaron en febrero aumentos en sus precios respecto a enero, a excepción de Vestido y Calzado y Vivienda, que anotaron caídas del 1,2%, Menaje, con un descenso de cuatro décimas, y Enseñanza, que mantuvo su tasa sin variaciones.

En el conjunto de España, los precios retrocedieron de forma importante en la recta final del año pasado –en solo dos meses cayeron un punto– y 2019 empezó con una moderación aún mayor. Pero en febrero han comenzado a recuperarse. El dato supone que los precios son hoy un 1,1% más altos que hace un año.

La tasa interanual de febrero es la trigésima tasa positiva que encadena el IPC interanual, aunque lo cierto es que suma cuatro meses consecutivos con tasas interanuales inferiores al 2%.

La inflación subyacente, que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados, disminuyó una décima en febrero, hasta el 0,7%, con lo que se sitúa cuatro décimas por debajo de la del IPC general.