El euríbor remonta tras las últimas medidas del BCE

El euríbor remonta tras las últimas medidas del BCE

Abandona la senda bajista, del -0,38% al -0,30%, desde que hace una semana Draghi anunciara medidas más flexibles para la banca

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Después de haber descendido en las últimas semanas hasta el mínimo histórico del -0,38%, el euríbor ha dibujado un camino ascendente después de conocer las medidas aprobadas por el BCE en su último consejo de gobierno del pasado jueves. Este jueves, el indicador al que están ligadas la mayor parte de las hipotecas variables en España cerró en el -0,30%, lo que supone un cambio de tendencia con respecto a la evolución de este verano.

Los analistas interpretan este viraje como una respuesta de la banca europea -son cuatro decenas de entidades las que fijan este índice diariamente- a las políticas anticipadas por el BCE entre las que destaca una penalización más flexible de lo esperado para los depósitos que dejan en Fráncfort. Esa tasa negativa se graduará por tramos, aunque en algunos casos podría llegar al -0,50%.

El sector esperaba medidas mucho más duras que podrían impactar en sus negocios. Eso explica la tendencia bajista del euríbor durante julio, agosto y parte de septiembre, anticipándose a lo peor. Una vez conocidas las decisiones del organismo presidido por Mario Draghi, la banca se ha relajado y con ello el índice.

En cualquier caso, el euríbor sigue en negativo y previsiblemente continuará así a corto y medio plazo, porque el BCE anticipó que no habrá subidas de tipos hasta que la economía no crezca de forma más robusta y la inflación se aproxime a la cota del 2%.

Si finalmente cierra, de media, en el entorno del -0,35%, será prácticamente el mismo nivel que el registrado en agosto, y no el -0,40% al que se encaminaba en las últimas semanas, lo que habría provocado una rebaja algo más llamativa de las hipotecas. En cualquier caso, con estos registros, quienes tengan que revisar sus préstamos con el euríbor de septiembre lograrían una rebaja media de 12 euros por mes (unos 170 euros al año) en sus respectivos préstamos inmobiliarios.