B-Venture

Webrain, la plataforma que te hará mejorar en el League of Legends al analizar el comportamiento de los jugadores

Miguel Ramos, representande AiPower y miembro del equipo, junto a Iñaki Aguirre y Rafael Lagowski./Luis Ángel Gómez
Miguel Ramos, representande AiPower y miembro del equipo, junto a Iñaki Aguirre y Rafael Lagowski. / Luis Ángel Gómez

La tecnología llega al entrenamiento de los profesionales de los videojuegos

IRATXE BERNAL

Si no conoce a Lee Sang-Hyeok ya sea por su nombre real o por su apodo, Faker, todo lo que sigue le va a sonar a chino. O coreano, que el chaval es de Seúl. Este joven de 23 años es reconocido internacionalmente como el mejor jugador de League of Legends. Y eso es mucho decir, porque la última gran final de este videojuego llenó un estadio de futbol y fue seguida por 200 millones de aficionados a través de 'streaming'. Más del doble de la audiencia de la Super Bowl de este año. Faker es, por tanto, un ídolo de masas y su equipo, el SK Telecom T1, se lo reconoció el noviembre con un nuevo contrato por una cantidad que no ha trascendido, pero que los medios especializados no bajan de los dos millones de euros anuales. Sume a ese salario base lo que el muchacho pueda embolsarse con las primas por torneos ganados o los patrocinios. Vamos, como para pensárselo dos veces antes de limitar el tiempo de videojuegos de los hijos.

Llegar a ese nivel es, para empezar, cuestión de horas. Pero con eso no basta. Tiene que haber algo más. «Nosotros nos preguntábamos qué es lo que hace que una persona sea mejor que otra en un videojuego, más allá del tiempo que pueda pasar alguien delante de un ordenador. Queríamos averiguar por qué algunos jugadores llegan a profesionales y otros no», explican Iñaki Aguirre y Rafael Lagowski, fundadores de Webrain, que decidieron recurrir a tecnología para descubrir dónde surgen las leyendas.

«Evidentemente, la clave estaría en ver infinidad de vídeos y analizar en cada partida todos los movimientos y estrategias de los mejores. Una vez que digieres toda esa información, puedes saber cómo se comportan quienes obtienen mejores resultados y aprender imitando sus tácticas o, por qué no, prepararte para enfrentarte a ellos. Ocurre así en cualquier deporte. Si un futbolista repite siempre el mismo gesto cuando realiza una jugada concreta, el rival que lo sepa podrá adelantarse al movimiento», explican.

Dado que el League of Legends registra picos en los que hay ocho millones de personas jugando –todos contra todos, y todos intentado ganar– y el dineral que se mueve en el mundillo, resulta evidente que esa información tiene un gran valor. Especialmente para los equipos profesionales, así que Aguirre y Lagowski se pusieron manos a la obra para crear un algoritmo capaz de procesar vídeos y vídeos hasta obtener patrones que definan a un verdadero aspirante a la ganar la Copa del Invocador.

«Cuando empiezas a jugar, escoges un personaje, un héroe, que tiene unas características determinadas pero al que tú, quieras o no, le manejas conforme a tu propia personalidad. Eso quiere decir que tu manera de entender ese personaje hace que te enfrentes de una forma u otra a los otros héroes, sobre los que a su vez también tienes una idea preconcebida. Lo que nosotros intentamos averiguar es qué actitud tiene un jugador concreto sobre cada tipo de héroe. Todos tenemos patrones de conducta que ni nosotros mismos reconocemos, pero si analizas mil vídeos acabas descubriéndolos», explican.

Eso sirve a los equipos para detectar las carencias de cada uno de sus miembros y tratar de subsanarlas, pero también para analizar el comportamiento de sus rivales. «Pueden saber cómo se mueven por el campo o cuánto tarda en hacer cada movimiento cada uno de sus jugadores. Incluso pueden emplear toda esa información para predecir también qué alineación va a sacar en determinadas circunstancias», señalan los creadores de Webrain, que ya trabajan con varios equipos para ultimar el lanzamiento de la plataforma para uso profesional, previsto para enero.

Además de pensar en las necesidades de los equipos profesionales, Webrain también quiere prestar atención a los aficionados que deseen mejorar su técnica o incluso crear equipo. Ellos podrán acceder a la plataforma a mediados del año que viene. En ella encontrarán una base de datos en la que colgar su perfil para presumir de resultados o buscar jugadores con los que se complementen, y con los conformar equipos y asistir a torneos. También cabe la posibilidad de que algún ojeador profesional en busca de fichajes acuda a ella a por nuevos talentos.

La empresa, apoyada por la incubadora especializada en inteligencia artificial AiPower, participará en la cuarta edición de B-Venture, el mayor evento de 'startups' del norte de España. El encuentro, organizado por EL CORREO, contará con el patrocinio del Gobierno vasco, SPRI, la Diputación de Bizkaia y el Ayuntamiento de Bilbao; y la colaboración de Telefónica, Puerto de Bilbao, BStartup de Banco Sabadell, Laboral Kutxa, CaixaBank, BBK, Elkargi y la Universidad de Deusto.

Poniendo la cabeza y el corazón en el juego

Además de la información que proporciona la interfaz de Riot Games, la desarrolladora de League of Legends –«que ni dice mucho ni lo entiende cualquiera»–, el algoritmo de Webrain utiliza datos propios extraídos del visionado de infinidad de vídeos. Un material que en un futuro sus responsables quieren completar con indicadores que muestren «los procesos fisiológicos y cognitivos de los jugadores», como su actividad cerebral durante la partida, algo ya medible mediante cascos neuronales. «Estamos en contacto con otras 'startup' que posean esas tecnologías.De hecho, ya estamos trabajando con una empresa para realizarel análisis del ritmo cardiaco», explican.

Webrain

¿Qué es?
Plataforma para mejorar los resultados de los jugadores de deportes electrónicos.
5.000
euros es la facturación prevista para el próximo ejercicio, el primero con la plataforma en el mercado.
30.000
euros es su capital social, aportado por Iñaki Aguirre, Rafael Lagowski y la incubadora AiPower.
150.000
euros es el capital que estiman necesario para ampliar el equipo y últimar la plataforma.