Urkullu se compromete ante los empresarios a mantener la estabilidad política

Urkullu, durante su intervención en la asamblea de Cebek. IGNACIO PÉREZ/
Urkullu, durante su intervención en la asamblea de Cebek. IGNACIO PÉREZ

El presidente de Cebek, Iñaki Garcinuño, pide en la asamblea de la patronal vizcaína un esfuerzo para «defender las empresas que operan aquí»

Manu Alvarez
MANU ALVAREZBilbao

Los empresarios vascos, en una encuesta realizada por la patronal vasca Cebek, han puesto en valor la estabilidad política e institucional que se vive en Euskadi, como un elemento fundamental que contribuye al crecimiento económico. Hoy, el lehendakari Iñigo Urkullu, se ha comprometido a mantener esa estabilidad. Y lo ha hecho precisamente antes varios cientos de empresarios, reunidos en la asamblea anual de la organización empresaria vizcaína, para que no quedase duda alguna de que piensa lo mismo.

Noticias relacionadas

La encuesta realizada por la patronal había evidenciado -era la primera vez que se preguntaba a los empresarios en clave política-, no sólo la trascendencia que los capitanes de empresa dan a esta cuestión, sino también las comparaciones con lo que sucede en otros lugares. Así, los mismos empresarios que de forma mayoritaria valoran la estabilidad institucional vasca como un factor neutral o que ayuda al crecimiento, consideraban, de forma muy mayoritaria, que el clima político que vive España supone una traba para elevar el PIB y con ello para la creación de empleo.

Urkullu ha asegurado hoy ante los empresarios que el «crecimiento de la economía y el empleo», van a seguir siendo una de las prioridades de la acción de gobierno de su gabinete. «Las instituciones públicas mantenemos el compromiso con la estabilidad para facilitar la toma de decisiones de inversión», ha señalado el lehendakari en su discurso ante los empresarios. También ha reiterado su convicción de que la «estrategia económica» debe ser compartida con los agentes económicos y sociales. «Las instituciones públicas demuestran cercanía con la economía productiva real, favoreciendo sus decisiones de inversión con una visión a medio y largo plazo». En su intervención también ha renovado la apuesta de reforzar «la base industrial» de la economía vasca «que invierte en innovación como llave del desarrollo».

Reclamaciones de empresarios

Urkullu también ha hecho un repaso de algunos elementos clave de la política económica de los últimos años, que han acompañado al crecimiento del PIB tras la recesión, para reconocer que deben aumentarse los esfuerzos en algunas áreas, como es el caso de la formación. Un extremo que coincide con las reclamaciones de los empresarios porque, insisten, comienzan a tener importantes dificultades para encontrar los perfiles profesionales que demandan las exigencias de la competencia internacional.

Por su parte, el presidente de la patronal vizcaína, Iñaki Garcinuño, ha agradecido la presencia en la asamblea de la patronal de dos representantes sindicales: el secretario general de UGT, Raúl Arza y la líder de Comisiones Obreras en Euskadi, Loli García. Una presencia que ha enmarcado en un «clima de normalidad». El presidente de la organización empresarial vizcaína, además, ha mostrado su extrañeza de que «en esta sociedad, muchos que votan a una opción radical en las elecciones sindicales, optan sin embargo por una opción moderada en las elecciones políticas»

Garcinuño ha vuelto en su intervención al ámbito político, para reconocer que «las cosas en España están complicadas» tras las Elecciones Generales y en torno a las dificultades para «tejer acuerdos». En ese sentido ha reclamado «liderazgo claro, transparencia y visión de largo plazo», con el objetivo de alcanzar esa estabilidad que reclaman.

En su discurso, Garcinuño ha propuesto un «pacto de país» para reforzar el acceso de las mujeres a los puestos directivos de las empresas, al tiempo que también ha reclamado una actuación decidida «para defender las empresas que operan aquí». En ese sentido, que hace referencia a las dudas que surgen de forma periódica sobre el riesgo de deslocalización de los centros de decisión de algunas empresas estratégicas, Garcinuño ha propuesto tejer, entre las empresas privadas y la administración, «un clima de diálogo que permita defender su anclaje en el País Vasco».