Talgo acelera en Álava la fabricación de 43 trenes de 'muy alta velocidad' para Renfe

Talgo finalizará este año la entrega de trenes para el pedido del AVE a La Meca. /Avelino Gómez
Talgo finalizará este año la entrega de trenes para el pedido del AVE a La Meca. / Avelino Gómez

La compañía, a punto de acabar los últimos pedidos del AVE a La Meca, centra ahora su actividad en el mercado nacional

Juan Carlos Berdonces
JUAN CARLOS BERDONCESVitoria

La fabricación de 36 trenes para el proyecto del 'AVE de los peregrinos' que cubrirá la ruta entre Medina y La Meca, en Arabia Saudí, ha supuesto un hito para Talgo, que en sus instalaciones alavesas de Rivabellosa todavía sigue fabricando esos convoyes, 465 coches en total. En estos dos próximos meses tiene previsto rematar ya las últimas entregas de pedidos de un modelo que el pasado martes fue inaugurado por el rey de Arabia, Salman Bin Abdulaziz Al Saud. «Fue un momento importante, el culmen a siete años de trabajo», desde que en 2011 el país asiático adjudicó la construcción de este ferrocarril de alta velocidad a un consorcio español público-privado por 7.100 millones de euros. «Este proyecto», añade el director de la planta alavesa de Talgo, José Ramón López, «nos ha servido para crecer a todos, empresa y trabajadores, industrial y tecnológicamente. Ha merecido la pena». Pero la actividad sigue.

Y ahora, con el 'tren del desierto' ya en marcha y después de que también se hayan entregado los convoyes a Kazajistán y Rusia -en Rivabellosa han trabajado al mismo tiempo en la construcción de modelos para soportar 50 grados, en Arabia, o esa temperatura pero bajo cero en los países europeos-, Talgo se centra de lleno en el mercado nacional, con Renfe como cliente destacado. «Tenemos en marcha proyectos que los denominamos de 'muy alta velocidad' y en este último trimestre se van a acelerar», detalla a EL CORREO el responsable de la factoría, en la que ahora trabajan alrededor de 350 operarios.

«El proyecto de Arabia nos ha servido para crecer, desde el punto de vista industrial y tecnológico» José Ramón López. Director de Talgo-Rivabellosa

El operador público ferroviario encargó el año pasado 30 trenes de los modelos AVRIL -las siglas obedecen a Alta Velocidad Rueda Independiente Ligero-, capaces de circular a un máximo de 363 kilómetros por hora y transportar hasta 600 pasajeros en los vagones más anchos del mercado; son unos vehículos con rodadura desplazable y que podrán circular tanto por vías convencionales como más estrechas -las del AVE-. El contrato adjudicado a Talgo y que tiene gran incidencia en la fábrica vasca no sólo implica la producción de los convoyes, sino también el mantenimiento, con lo que a corto y medio plazo puede suponer la creación de un número importante de empleos.

De 220 a 330 por hora

Hay otro segundo proyecto relevante en Rivabellosa, también encargado por Renfe. Se trata de la conversión de 156 coches -13 composiciones de 12 vagones cada una- del modelo tren-hotel en vehículos «de muy alta velocidad» aptos para circular a 330 kilómetros por hora, 110 más que en la actualidad. Entre la planta madrileña de Las Matas y la de la localidad alavesa, Talgo aborda este pedido, valorado en 107 millones de euros.

«Estamos preparando las primeras cajas», explica José Ramón López -en Madrid habitualmente se fabrican las cabezas tractoras de los trenes-, para en siguientes fases «ir revistiéndolas, aislándolas y montando los equipos». Luego llegará el momento de pintar los vagones y de hacer el interiorismo. «Renfe confía en nuestra capacidad y eso refuerza nuestra posición de liderazgo en diseño, fabricación y mantenimiento de trenes ligeros de alta velocidad y cercanías», asegura.

En el caso del tren-hotel, Renfe contempla una opción para transformar 72 coches adicionales -6 composiciones de 12 vagones cada una- en función de sus necesidades, y Talgo-Rivabellosa aspira también a ser el adjudicatario. «Ahora tanto un proyecto como el otro empiezan a coger ritmo. Esta planta cuenta con capacidad para producir dos convoyes al día», alrededor de 440 al año, un registro que a día de hoy saben en la fábrica que es inalcanzable.

Sí se superaron de largo los 300 trenes hace un par de años, cuando la plantilla alavesa estaba inmersa en la construcción del AVE a La Meca y también de vagones para Kazajistán, Rusia y Uzbekistán. En los 52 años que lleva implantada en Álava, esta empresa ha puesto en el mercado más de 4.200 convoyes.

En su contexto

350
trabajadores tiene Talgo en su planta de Rivabellosa, una cifra que crecerá a medida que avancen los proyectos.
El reto, dos trenes al día
Sería la máxima capacidad de producción de la factoría, con lo que se podría llegar a 440 convoyes al cierre del año. Pero es una cifra a día de hoy inalcanzable.
100.000
metros cuadrados, como trece campos de fútbol, tienen las instalaciones de Talgo, de los que 45.000 son naves de fabricación de trenes.
33 convoyes en línea
. La planta dispone de 13 vías en las que se desarrolla la fabricación de un tren. Son, en total, siete kilómetros, el equivalente a 33 convoyes en línea uno detrás de otro.
El 'tren del desierto' arranca este jueves su servicio de viajeros

Aunque la línea se inauguró el pasado martes, será este próximo jueves cuando empiece a prestar servicio comercial para viajeros el denominado 'tren del desierto', el AVE entre Medina y La Meca. Durante los 450 kilómetros de recorrido tendrá otras tres paradas en Yeda, el aeropuerto internacional rey Abdulaziz y la ciudad económica del rey Abdullah en Rabigh. El Talgo 350 Haramain -así se llama el modelo con más de 30 tecnologías para adaptarlo a las altas temperaturas y a la arena del desierto- hará el trayecto en menos de dos horas. Puede llevar 417 pasajeros y circular a 300 kilómetros por hora.