Orange descarta comprar el 100% de Euskaltel pero no aclara sus últimas intenciones

Imagen de la Junta de accionistas de Euskaltel./ E. C.
Imagen de la Junta de accionistas de Euskaltel. / E. C.

La compañía francesa admite que estudia operaciones «para crecer en España»

Manu Alvarez
MANU ALVAREZ

Orange ha introducido un poco más de enredo a los rumores que existen en el mercado español de las telecomunicaciones en torno a su intención de lanzar una OPA sobre la operadora vasca Euskaltel, para hacerse con su control y protegerse así frente a otras operaciones alternativas. Cuatro días más tarde de que trascendiese esa opción y la contratación del banco de negocios Credit Suisse para analizar la operación, la Comisión Nacional del Mercado de Valores, CNMV, ha exigido a Orange que aclare la situación. Como respuesta al requerimiento del supervisor del mercado bursátil, Orange tan sólo ha matizado que «no está analizando una operación consistente en que Orange adquiera el 100% de las acciones de Euskaltel».

La comunicación de Orange, sin embargo, deja en el aire la posibilidad de que la firma francesa persiga lanzar una OPA o adquirir acciones de Euskaltel para hacerse con un porcentaje inferior al 30%. Un límite que, según la legislación española, marca la raya entre la obligación de lanzar o no una oferta sobre la totalidad de las acciones de una compañía. Incluso, la propia comunicación de Orange a la CNMV -escueta en extremo- ya advierte que la firma francesa «siempre está analizando opciones para crecer en España».

Euskaltel se encuentra en estos momentos en el epicentro de un movimiento especulativo en el sector de las telecomunicaciones, después de que la firma británica Zegona, que controla en la actualidad el 15,02% de la empresa vasca, haya anunciado su intención de convertirse en el primer accionista, por delante de Kutxabank, que posee el 21%. Zegona anunció primero una OPA para situarse en el 29,9% de participación -también quería evitar una oferta por el 100%-, pero más tarde ratificó su idea de adquirir acciones en el mercado, para elevar hasta el 27% su presencia y materializar el objetivo de convertirse en el principal accionista. La firma británica anunció también que tenía ya los recursos financieros suficientes para ello, tras haber formalizado un crédito con varias entidades financieras, además de otros recursos procedentes, entre otros, de la operadora Virgin Mobile.

Todo apunta a que el deseo de Zegona de utilizar Euskaltel como pista de aterrizaje de Virgin Mobile en España -han admitido que al menos alquilaría su marca para utilizarla fuera del País Vasco- ha obligado a Orange a analizar sus opciones para contener el peligro de perder una parte de su cuota de mercado en España, el segundo país por volumen de negocios de la multinacional, detrás de Francia.

Las acciones de Euskaltel han experimentado una importante corrección en el inicio de la sesión bursátil, apenas unos minutos después de darse a conocer la comunicación de Orange a la CNMV, con un descenso del 6% de su valor, si bien ese retroceso se ha moderado posteriormente y el recorte del valor se sitúa en torno al 1,1%. Las acciones de Euskaltel se revalorizaron un 9% el pasado viernes, al calor de los rumores sobre la posibilidad de que Orange lanzase una OPA sobre Euskaltel.