La Naval sin salida: Van Oord no hará el último buque

Trabajadores de La Naval manifestándose ante la sede del Gobierno vasco en Bilbao./
Trabajadores de La Naval manifestándose ante la sede del Gobierno vasco en Bilbao.

El astillero entra de forma inevitable en liquidación

Manu Alvarez
MANU ALVAREZ

Ya es definitivo. O, dicho de otra forma, la peor de las opciones recibe una nueva confirmación. La Naval ha entrado en un proceso de liquidación -despido de la totalidad de la plantilla y búsqueda de un nuevo empresario-, que no tiene atajos. El armador holandés Van Oord ha comunicado su decisión definitiva de no terminar el buque que estaba en proceso de construcción en el astillero, el 'Vox Alexia' y que se intuía como la única opción para alargar algo la vida de la empresa, hasta la aparición de nuevos inversores. Así se lo ha comunicado este miércoles el administrador concursal a los representantes sindicales, que afrontan ahora un proceso de extinción de los contratos de los 170 trabajadores, así como la reclamación al grupo público Navantia para que cumpla los compromisos adquiridos y recoloque a 150 de ellos.

Hacía tiempo ya que prácticamente todo el mundo había perdido la esperanza de que Van Oord aceptase construir el buque cuyo casco está en el astillero, pero la administración, en especial el Gobierno vasco, se había empeñado en mantener viva esa posibilidad. El tiempo de construcción del buque, unos 20 meses, permitiría mantener el empleo de la plantilla del astillero, también de las empresas auxiliares y, sobre todo, abordar un proceso que se intuye complicado: la búsqueda de un nuevo inversor que acepte arriesgar su dinero en La Naval y mantenga la construcción de buques como principal actividad. El Gobierno vasco había ofrecido todo tipo de respaldos -incluso financiero- a Van Oord, pero el armador holandés no tiene confianza en lo que pudiera suceder y no desea asumir riesgos adicionales.

Así las cosas, el camino que se inicia por delante supondrá el despido de la totalidad de la plantilla, al tiempo que unos 150 trabajadores tienen el derecho a ser recolocados en Navantia, aunque se verán obligados a desplazarse a sus factorías de Ferrol, Cádiz o a las oficinas centrales de Madrid. Este colectivo es el que formaba parte del grupo público Izar en 2006 cuando el astillero de Sestao fue segregado y privatizado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos