El juzgado de Bergara absuelve a Mondragon por la demanda presentada por exsocios de Fagor Electrodomésticos y Edesa

El juzgado de Bergara absuelve a Mondragon por la demanda presentada por exsocios de Fagor Electrodomésticos y Edesa

Los demandantes reclamaban 47 millones por las aportaciones voluntarias y préstamos mercantiles, pero el tribunal estima la excepción de prescripción alegada por la Corporación

FERNANDO SEGURA

El Juzgado de Bergara ha absuelto a Mondragon Corporación Cooperativa y ha desestimado íntegramente la demanda presentada 940 antiguos trabajadores de Fagor Electrodomésticos y Edesa, en reclamación de más de 47 millones de euros que tenían invertidos en ambas cooperativas, ya que considera que esta reclamación había prescrito. La sentencia puede ser impugnada ante la Audiencia Provincial de Gipuzkoa mediante recurso de apelación en un plazo de 20 días.

El juzgado estima la excepción de la prescripción alegada por Mondragón. La resolución judicial señala que «no puede considerarse el 15 de febrero de 2015» como sostienen los demandantes como «fecha del inicio del cómputo de la prescripción». «Es cierto que es esa fecha cuando se comunica por el presidente del consejo rector la pérdida de condición de socios, sin embargo, no puede considerarse tal fecha como el momento en que adquieren los actores conocimiento de la realidad del daño», sostiene.

La sentencia indica que los daños que se reclaman se identifican con la inefectividad de los créditos de que son titulares cada uno de los demandantes (o sus causantes) al no poder ser reclamados al margen de los concursos de Fagor y Edesa y estar obligados a respetar las reglas de prelación de créditos concursales.

«La viabilidad de la acción tiene lugar cuando los actores toman conocimiento de la realidad del daño. Y de la documental aportada, se desprende que la inefectividad de los créditos reclamados en este procedimiento queda acreditada con los Informes Provisionales de la Administración Concursal de Fagor y Edesa de los días 4 de abril y 5 de junio de 2014. Es en estas fechas -sostiene la sentencia- cuando los actores tienen conocimiento de la realidad del daño, puesto que toman consciencia de la insuficiencia de los activos para atender al pasivo, pudiendo ejercitar desde ese momento la acción para exigir la responsabilidad extracontractual».

Por tanto, habría transcurrido más de un año desde que los demandantes conocen el daño (abril y junio de 2014) hasta que plantean la demanda (noviembre de 2015), de ahí que la sentencia estima le excepción de prescripción plantada por Mondragón.

Los 900 exsocios reclaman 47 millones de euros al grupo cooperativo, dinero que habían invertido durante años en Fagor y Edesa mediante tres fórmulas: aportaciones obligatorias (que todos los cooperativistas ingresan en su empresa cuando entran a trabajar y sólo recuperan cuando se jubilan); aportaciones voluntarias (préstamos que los socios hacen a la cooperativa durante su vida laboral), y préstamos mercantiles (fondos que prestan una vez ya jubilados).

El grupo Mondragón niega cualquier responsabilidad en las inversiones de los cooperativistas que, «como socios y propietarios, tenían pleno conocimiento de las decisiones y los riesgos empresariales de sus cooperativas». Además, señala que no es un hólding en el que la matriz ejerce un control efectivo sobre sus empresas, sino una asociación con cooperativas «autónomas y soberanas», con mecanismos comunes de solidaridad e intercooperación.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos