La interconexión eléctrica por el golfo de Bizkaia ahorrará 394 millones al año

La celebración en Bilbao de los diez años de Inelfe permitió poner en valor la importancia de la interconexión eléctrica a escala europea. /Jordi Alemany
La celebración en Bilbao de los diez años de Inelfe permitió poner en valor la importancia de la interconexión eléctrica a escala europea. / Jordi Alemany

La construcción de la línea, que partirá de la subestación eléctrica de Gatika rumbo a Francia, brinda oportunidades de negocio a la industria vasca

ERLANTZ GUDEBilbao

La interconexión eléctrica entre España y Francia por el golfo de Vizcaya permitirá ahorrar 394 millones anuales en costes variables de generación, según el cálculo de Inelfe, empresa formada por Red Eléctrica de España y la operadora gala Réseau de Transport d'Électricite que ya conectó ambos países por los Pirineos orientales, con la línea subterránea Santa Llogaia-Baixas, inaugurada en 2015. Los datos se detallaron en la jornada celebrada este jueves en el Museo Marítimo Ría de Bilbao para conmemorar la primera década del ente hispanofrancés.

Se trata de un proyecto que exigirá el desembolso de 1.750 millones y cuenta con una inyección de 578 millones de la Unión Europea. Se espera que el enlace esté en marcha en 2025. Partirá de la subestación eléctrica de Gatika y llegará hasta Cubnezais, en el norte de Burdeos, con una longitud total de unos 370 kilómetros –280 vía submarina y otros 90 por tierra–.

El trabajo de construcción puede generar oportunidades de negocio a las compañías vascas. El proyecto tiene una evidente vertiente ecológica, en línea con la integración de renovables y se espera que reduzca las emisiones de CO2 en 3,2 millones de toneladas al año, al tiempo que integra 4.322 gigavatios-hora anuales de energía verde en el sistema.

Inelfe reivindica la eficiencia y rentabilidad de la iniciativa amparándose en el rendimiento que ya brinda la interconexión vía Cataluña, con un ahorro cifrado en 327 millones. Otro de sus beneficios ha sido un repunte del 90% en el intercambio físico de energía eléctrica, con el consecuente impacto en el aprovechamiento de generación renovable sin emisiones.

Asimismo, la península avanzará en su conexión energética con el continente, ya que, mientras Francia aprovecha su privilegiada ubicación geográfica con más de medio centenar de interconexiones, España y Portugal flojean en este ámbito.

Referentes europeos

Para solventar este contratiempo, ambos países trabajan en su 'unión' por Galicia y no se descarta que en un futuro el país vecino estreche sus lazos con los dos socios de Inelfe. Al fin y al cabo, la cumbre del pasado verano en la que participaron en Lisboa delegados de España, Francia y Portugal marcó el objetivo de colaborar para ser referentes en el ámbito de la transición energética y la descarbonización.

Jordi Sevilla, presidente de Red Eléctrica, ha argumentado que Inelfe muestra la capacidad de superar barreras a través de la colaboración energética, el nuevo campo, ha señalado, para vertebrar el proyecto europeo, «nacido de la unión para el comercio del carbón y el acero». Ha destacado, a su vez, las oportunidades que podrá arañar la industria vasca en un proyecto «puntero y de vanguardia». Su homólogo galo, Françis Brottes, ha precisado entre los grandes avances el uso por primera vez de tecnología VSC –idónea para la transmisión de corriente continua en líneas submarinas– a semejante potencia.

El evento también ha contado con las intervenciones de la vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones, Emma Navarro, la responsable de Redes e Iniciativas Regionales de la Dirección General de Energía de la Comisión Europea, Catharina Sikow-Magny, el delegado del Gobierno, Jesús Loza, y el viceconsejero vasco de Industria, Javier Zarraonandia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos