El Rey inaugura hoy en el BEC la cumbre eólica europea

El rey Felipe VI durante su discurso./Fernando Gómez | Jordi Alemany
El rey Felipe VI durante su discurso. / Fernando Gómez | Jordi Alemany

Tapia critica el escaso peso de las renovables en la generación eléctrica de Euskadi

Manu Alvarez
MANU ALVAREZ

Felipe VI inaugurará este martes en el Bilbao Exhibition Centre la cumbre del sector eólico europeo, que congregará en el País Vasco hasta el jueves a 400 empresas vinculadas al sector y a casi 8.000 profesionales como visitantes. La Wind Europe Conference está organizada por la patronal europea de este sector y la elección de Bilbao como sede para este año ha sido fruto del esfuerzo realizado por empresas como Iberdrola y Siemens Gamesa, así como por el apoyo decidido del Gobierno vasco. El Rey estará acompañado por el lehendakari Iñigo Urkullu en este acto.

Bilbao pugna por convertirse en una sede fija de esta cumbre de cara al futuro. La patronal del sector, Wind Europe -la antigua EWEA- convoca esta cita con periodicidad anual. Una de sus sedes estables es Hamburgo, pero cada dos años la organización elige una ciudad europea a la que desplazarse. La Administración vasca y las empresas del sector quieren que, al menos, Bilbao vuelva a ser elegida como sede para los próximos años.

La consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, se ha referido este martes en tono crítico al escaso peso que tiene la generación eléctrica renovable en Euskadi, fruto de un importante parón en la instalación de nuevos parques de generación en la última década. Una situación que, estima, debería cambiar en los próximos años. Así, ha señalado que «la generación renovable tan sólo representa en Euskadi el 7%, lo que nos sitúa muy lejos de los objetivos que se fijaron en la cumbre de París que es del 25%».

Tapia, que ha comparecido antes de la inauguración de esta cumbre junto al ministro portugués de Energía João Pedro Matos Fernandes; el titular de esta misma cartera en Croacia, Tomislav Ćorić, así como el consejero delegado de Siemens Gamesa, Markus Tacke, ha puesto el acento en señalar la contradicción que existe entre la importancia de la industria eólica en el País Vasco y su escasa penetración como fuente de generación. «La industria eólica vasca cuenta con un centenar de empresas -ha señalado- y de ella dependen 14.000 empleos, de los cuales 4.000 están en Euskadi. Además, tenemos una importante infraestructura de investigación y desarrollo. Todo ello configura una situación bipolar. Tenemos una industria muy potente y de vanguardia y al mismo tiempo una escasa utilización».

La consejera ha anunciado que el objetivo es crear una comisión en el Parlamento vasco que trabaje en la identificación de un plan de despliegue de energías renovables para los próximos años y que permita «identificar nuevos emplazamientos». Una cuestión que siempre se ha revelado esquiva, debido a la oposición de grupos políticos y también de movimientos ciudadanos que se oponen a la proliferación de parques eólicos. «Lo que ha sido posible en Navarra también debe ser posible aquí», ha señalado Tapia, en referencia a la gran capacidad de generación eléctrica eólica que tiene la comunidad autónoma vecina.