Iberdrola logra el mayor beneficio de su historia al superar los 3.000 millones de euros

Ignacio Galán, presidente de Iberdrola /E.C.
Ignacio Galán, presidente de Iberdrola / E.C.

Con unas inversiones globales de 5.320 millones y unos ingresos de 35.075,9 millones, mejora en todas las áreas de negocio y adelanta en un año sus objetivos para 2022

Carmen Larrakoetxea
CARMEN LARRAKOETXEA Bilbao

El presidente de Iberdrola Ignacio Galán se presentará para su reelección ante la próxima junta de accionistas -en el que se renovarán varios cargos del consejo de administración-, que se celebrará el 29 de marzo, con el aval que supone que el grupo eléctrico haya alcanzado el mayor beneficio neto de sus historia, con un total de 3.014,1 millones de euros, lo que implica una mejora del 7,5% con respecto del año anterior.

En su comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el grupo eléctrico propondrá un reparto de dividendo de 0,351 euros por acción, con un alza del 7,7%, del que ya se abonó el pasado 5 de febrero la parte a cuenta por valor de 0,151 euros brutos, al que se añadirá la propuesta de dividendo complementario, a aprobar en la junta, de otro 0,20 euros por acción. Por tanto la rentabilidad total del accionista (RTA) se ha situado en el 14% en 2018, frente al -11,5% del Ibex 35 y al 5,2% del índice de referencia Eurostoxx Utilities.

Gráfico: Gonzalo de las Heras

Para el abono del dividendo volverá a proponerse la doble modalidad, o cobro en efectivo o 'retribución flexible' en acciones liberadas de la Sociedad de forma gratuita. De forma paralela a este incremento de acciones, el consejo de administración de la compañía ha aprobado también una nueva edición del programa de recompra de acciones para su posterior amortización, con lo que se anula el efecto dilutivo derivado de los programas de dividendo flexible y se mantiene el número de títulos de la Sociedad en 6.240 millones.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, manifiesta que estos resultados ponen de «manifiesto el éxito de un modelo sostenible y nos anima a seguir trabajando por la transición hacia una economía baja en carbono», porque recalca que «la lucha contra el cambio climático es una oportunidad».

Asimismo, estima que las grandes cifras del grupo durante el pasado año, con unos ingresos de 35.075,9 millones de euros, con un alza del 12,2% y un margen bruto de 15.435,1 millones de euros, con otra subida del 15,5%, y un destacable incremento del 27,7% del beneficio bruto de explotación (Ebitda) que se coloca en los 9.348,9 millones de euros, permiten «adelantar en un año el cumplimiento de nuestros objetivos para el período 2018-2022». En base a esto, Iberdrola anuncia que el próximo 26 de febrero anunciará su nuevos objetivos en un encuentro con analistas e inversores que tendrá lugar en Londres.

Fortaleza de todos los negocios

El grupo señala que el fortalecimiento del grupo también ha sido posible gracias a las inversiones de cerca de 20.000 millones de euros realizadas en los últimos cuatro años, de las cuales 5.320 millones se hicieron durante 2018.

La rentabilidad se ha visto favorecida por la evolución positiva en todos los negocios, con crecimientos de más del 10%. Los negocios regulados y con contratos a largo plazo aportan ya, en línea con la estrategia de Iberdrola, el 77% del importe global de Ebitda.

Neoenergia, la filial brasileña del grupo que se consolida al 100% en sus cuentas desde el segundo semestre de 2018, registró un beneficio neto de 1.536 millones de reales brasileños (unos 364 millones de euros), un 278% más.

En Estados Unidos, la filial Avangrid, que cotiza en la Bolsa de Nueva York y de la que Iberdrola posee un 81,5%, ha obtenido un beneficio neto de 684 millones de dólares (unos 603 millones de euros) durante el ejercicio.

La compañía tiene en construcción 6.606 megavatios (MW) renovables (1.514 MW de capacidad eólica marina, 2.548 MW eólicos terrestres, 628 MW de tecnología solar y 1.916 MW hidroeléctricos) y 3.508 MW en nuevas plantas de ciclo combinado.

Dimensión global y local

Iberdrola asegura que ejerce «de motor de desarrollo económico y social en los países donde desarrolla su actividad» y que ello queda reflejado en variables como que emplea de forma directa a más de 34.000 personas -el 99% con contrato indefinido- y en el último año ha incorporado a su equipo a 1.652 profesionales en todo el mundo.

Asimismo, las compras de bienes y servicios realizadas por Iberdrola a miles de proveedores alcanzaron los 7.753 millones de euros, de los que un 85% son suministradores locales en sus áreas de actuación.

La compañía avanza además en su compromiso con la reducción de emisiones: sus emisiones específicas en España descienden hasta los 82 gramos de CO2 por kilowatio hora (kWh), frente a los 302 gr CO2 / kWh del sector europeo2.