Iberdrola dispara su beneficio trimestral hasta rozar los 1.000 millones de euros

Iberdrola dispara su beneficio trimestral hasta rozar los 1.000 millones de euros

La eléctrica revisa al alza sus previsiones para todo el año

Manu Alvarez
MANU ALVAREZ

Iberdrola ha incrementado de forma notable sus beneficios en el primer trimestre del año, como consecuencia de un aumento de su facturación y de la entrada en producción de algunas de sus últimas inversiones, como el parque eólico marino Wikinger ubicado frente a las costa de Alemania. Así, el beneficio neto de los tres primeros meses del año se ha elevado hasta los 963,9 millones de euros, lo que supone un incremento del 15% en comparación con el mismo periodo del pasado año. Los ingresos totales en este periodo han alcanzado la cifra de 10.138,9 millones, con un alza del 8,5% sobre la facturación de los tres primeros meses de 2018. Estos magníficos resultados han provocado ya una reacción inmediata en el mercado bursátil. Los inversores han premiado la cotización de Iberdrola con un aumento de su valor en Bolsa en el entorno del 2%, para situar sus títulos al borde mismo de los 8 euros.

Fruto de este buen comportamiento de la compañía en el arranque del ejercicio, Iberdrola ha anunciado que eleva sus previsiones para el conjunto del año. Aunque el crecimiento previsto en la rentabilidad de la empresa seguirá siendo de un dígito, Iberdrola ha concretado que ahora estará «en el rango alto», frente al «rango medio» que se había avanzado en las anteriores previsiones. Como consecuencia de ello, han añadido, también se mejora la previsión de reparto de dividendos entre los accionistas.

En su comunicación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Iberdrola ha explicado hoy que «desde un punto de vista operativo, destacan positivamente las mejoras tarifarias en Brasil junto con las eficiencias logradas y el aumento de la demanda, el incremento de la producción eólica marina gracias a la contribución de Wikinger el trimestre completo de este año, una mayor capacidad instalada en México y el buen comportamiento del negocio de generación y clientes en España». Sin embargo, en la vertiente negativa, la empresa presidida por Ignacio Galán ha situado una menor producción de electricidad en el Reino Unido, tras haberse desprendido de varias centrales de generación en ese país.

La deuda financiera neta de la compañía a finales de marzo se situó en 35.559 millones de euros, tras haber experimentado un incremento significativo de 2.428 millones. La empresa ha explicado que este tirón excepcional de su endeudamiento se ha debido a varios factores. Entre ellos, el fuerte ritmo inversor que mantiene la empresa en la instalación de nuevas fuentes de generación eléctrica –1.200 millones de euros en este primer trimestre-, así como cambios en la regulación contable sobre los activos en régimen de arrendamiento financiero. También ha influido, aunque de forma más moderada, la fluctuación de las diferentes divisas con las que trabaja la compañía y su paridad con el euro.

La eléctrica vasca ha reiterado que su estrategia de inversiones que ya está en marcha garantiza un incremento sostenido de su facturación y previsiblemente de su rentabilidad para los próximos años. Durante el primer trimestre del año, Iberdrola ha instalado 331 nuevos megavatios de generación, que se sumarán a los más de 3.803 que entrarán en servicio a lo largo del año, para hacer un total de 4.134 nuevos megavatios instalados en 2019. Esta nueva potencia permitirá incrementar la producción de la compañía en más de un 13%. El grupo prevé, además, incrementar su capacidad en 8.800 megavatios de a lo largo del periodo 2020-2022. En la vertiente de la generación renovable, Iberdrola tiene en proceso de gestión proyectos que suman 39.500 megavatios de electricidad. De ellos, la mayor parte se sitúa en Estados Unidos (más de 17.900 mw) y en la Península Ibérica (10.600 mw). El resto se ubica en Reino Unido (4.300), México (2.600), Brasil (1.900) y 2.300 en el resto del mundo.

Galán: «No me da miedo la competencia»

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha dado hoy la bienvenida a empresas de otros sectores que se están lanzando a generar y comercializar electricidad, al tiempo que ha añadido que en su compañía no les da miedo la competencia. 

Un día después de que ACS anunciara que va a lanzar una comercializadora denominada Eleia, Galán, al ser preguntado por la entrada de petroleras y constructoras en el negocio eléctrico, ha manifestado que se necesitan muchas inversiones en el sector, por lo que da la bienvenida «a aquellos que quieran formar parte de este club». Repsol también ha irrumpido con fuerza en este sector tras la adquisición de los activos de generación de Viesgo y lanzarse a una potente campaña de comercialización.

En la conferencia con analistas para presentar los resultados del primer trimestre del año, Galán ha recordado que para cumplir con los objetivos de descarbonización y electrificación de la economía harán falta cuantiosas inversiones, y ha dicho que a Iberdrola no le da miedo la competencia, porque está más que preparada para competir en todas esas áreas.