Wind Europe Conference 2019

El Rey cree «urgente» la transición energética y Urkullu resalta el liderazgo eólico de Euskadi

El rey Felipe VI durante su discurso./JORDI ALEMANY | FERNANDO GÓMEZ
El rey Felipe VI durante su discurso. / JORDI ALEMANY | FERNANDO GÓMEZ

Felipe VI inauguró ayer en el BEC la cumbre europea del sector, que atraerá a más de 8.000 visitantes

Manu Alvarez
MANU ALVAREZ

«Vivimos en un momento clave en la transición hacia las energías limpias y ésta me parece una conferencia muy oportuna», ha señalado Felipe VI en la inauguración de la cumbre europea del sector eólico que se celebra en el Bilbao Exhibition Centre. El Rey ha inaugurado la Wind Europe Conference, que reúne en este recinto desde hoy ya hasta el próximo jueves a las 300 principales empresas de esta industria y que espera algo más de 8.000 visitantes profesionales. En el acto de inauguración de la conferencia, el Rey ha estado acompañado por el lehendakari, Iñigo Urkullu y la ministra de transición ecológica, Teresa Ribera.

Más información

El monarca, tras mostrar su agradecimiento a los organizadores del evento, la patronal europea del sector eólico, ha destacado la importancia que este tipo de generación de energía tiene para España. Así, ha recordado el gran número de empresas vinculadas al sector que hay en el país, empleo de calidad que genera, al tiempo que ha puesto en valor la vocación de liderazgo que España ha tenido desde los primeros compases de esta tecnología. «Estamos en la vanguardia de la energía eólica -ha apuntado Felipe VI- e incluso el pasado mes de enero hemos conseguido una cifra récord, al producir el 51% de las electricidad con esta tecnología». En ese contexto no ha dudado en citar a un escritor universal, Miguel de Cervantes, «que hizo de los molinos de viento un icono lleno de significados».

El Rey ha mostrado su respaldo a la apuesta por la transición energética que se ha hecho desde diferentes foros en los últimos años y en este sentido ha recordado el llamamiento realizado en este sentido por la asamblea de la ONU, celebrada el pasado mes de marzo. Así, ha apuntado que cumbres cumbres como la que se celebra estos días en el BEC son «la mejor respuesta a los restos que se nos han planteado». En su opinión, estamos ante «una urgencia objetiva» en esa transición hacia fórmulas de generación de electricidad que no contaminen porque, ha matizado, «es necesario hacer frente al cambio climático, en un momento en el que además ha crecido muco la sensibilidad en esta materia».

La Wind Europe Conference está organizada por la patronal europea de este sector y la elección de Bilbao como sede para este año ha sido fruto del esfuerzo realizado por empresas como Iberdrola y Siemens Gamesa, así como por el apoyo decidido del Gobierno vasco.

Bilbao pugna por convertirse en una sede fija de esta cumbre de cara al futuro. La patronal del sector, Wind Europe -la antigua EWEA- convoca esta cita con periodicidad anual. Una de sus sedes estables es Hamburgo, pero cada dos años la organización elige una ciudad europea a la que desplazarse. La Administración vasca y las empresas del sector quieren que, al menos, Bilbao vuelva a ser elegida como sede para los próximos años.

Por su parte, el lehendakari Iñigo Urkullu ha recordado que la eólica ha sido para el País Vasco una alternativa estratégica para reconstruir la industria tras la crisis de los años 80 y 90. Así no ha querido pasar por alto que el BEC se encuentra en «Barakaldo, que fue la cuna de la industrialización de Eskadi» y que estos días alberga la conferencia sobre energía eólica. Urkullu ha recordado que la apuesta de la Administración vasca por la energía es muy clara y también «en el sector eólico».

Ante varios cientos de profesionales representantes de numerosas empresas eólicas, de fabricación de componentes y también de generación de electricidad, Urkullu ha hecho una invitación a que cuenten con el País Vasco en sus planes de futuro. «Espero que encuentren en Euskadi el viento a favor de sus proyectos», ha dicho.

En el acto también ha intervenido al ministra Teresa Ribera, que ha resaltado los «22.500 empleos vinculados a este sector en España», así como la voluntad del Gobierno de avanzar de forma decidida en «la descarbonización». Una estrategia que se verá plasmada este año con la entrada en funcionamiento de nuevos parques eólicos, fruto de las últimas subastas de emplazamientos que se han realizado. Ribera ha trasladado una visión positiva sobre el papel que puede jugar España ante el reto de la transición energética e incluso ha señalado que este sector puede ofrecer muchas oportunidades «a esa España rural que se manifestaba hace unos días en Madrid». Ribera ha añadido que «estamos en un momento de cambio y soplan buenos aires».

Tapia critica la escasa implantación de la energía eólica en Euskadi

La consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, por su parte, se ha referido hoy en tono crítico al escaso peso que tiene la generación eléctrica renovable en Euskadi, fruto de un importante parón en la instalación de nuevos parques de generación en la última década. Una situación que, estima, debería cambiar en los próximos años. Así, ha señalado que «la generación renovable tan sólo representa en Euskadi el 7%, lo que nos sitúa muy lejos de los objetivos que se fijaron en la cumbre de París que es del 25%».

Tapia, que ha comparecido antes de la inauguración de esta cumbre junto al ministro portugués de Energía João Pedro Matos Fernandes; el titular de esta misma cartera en Croacia, Tomislav Ćorić, así como el consejero delegado de Siemens Gamesa, Markus Tacke, ha puesto el acento en señalar la contradicción que existe entre la importancia de la industria eólica en el País Vasco y su escasa penetración como fuente de generación. «La industria eólica vasca cuenta con un centenar de empresas -ha señalado- y de ella dependen 14.000 empleos, de los cuales 4.000 están en Euskadi. Además, tenemos una importante infraestrutura de investigación y desarrollo. Todo ello configura una situación bipolar. Tenemos una industria muy potente y de vanguardia y al mismo tiempo una escasa utilización».

La consejera ha anunciado que el objetivo es crear una comisión en el Parlamento vasco que trabaje en la identificación de un plan de despliegue de energías renovables para los próximos años y que permita «identificar nuevos emplazamientos». Una cuestión que siempre se ha revelado esquiva, debido a la oposición de grupos políticos y también de movimientos ciudadanos que se oponen a la proliferación de parques eólicos. «Lo que ha sido posible en Navarra también debe ser posible aquí», ha señalado Tapia, en referencia a la gran capacidad de generación eléctrica eólica que tiene la comunidad autónoma vecina.