En libertad los dos detenidos en Amorebieta por los altercados de la nueva huelga del metal

La N-634 ha permanecido cortada por las barricadas./Bomberos de Iurreta
La N-634 ha permanecido cortada por las barricadas. / Bomberos de Iurreta

Varias personas han formado una barricada de neumáticos frente a una empresa y le han prendido fuego

SILVIA CANTERA y ERLANTZ GUDE

Las dos personas detenidas esta mañana en Amorebieta durante las protestas desarrolladas en la nueva jornada de huelga del metal de Bizkaia han sido puestas en libertad. Se trata de la cuarta movilización desde mayo a la que estaban llamados 50.000 trabajadores. Las movilizaciones han comenzado antes del amanecer y los primeros altercados se han registrado sobre las 8.45 horas en una zona industrial del barrio de Montorra de Amorebieta. Cuando los agentes de la Ertzaintza han pedido a los congregados que retiraran la barricada y abandonaran el lugar, uno de ellos se ha encarado con un agente y le ha agredido. Finalmente, sobre las 9.30 horas, la Policía autonómica ha detenido a dos personas bajo la acusación de atentado contra la autoridad. Horas después han sido puestas en libertad.

Otra barricada de neumáticos incendiados en el barrio Montorra de Amorebieta ha obligado a cortar el tráfico en la N-634 durante varios minutos. Hasta el lugar se han trasladado varias furgonetas de la Ertzaintza y Bomberos de Iurreta, que han procedido a sofocar el fuego. A las 10.05 horas la carretera ha sido reabierta. También en Iurreta se han producido algunos incidentes, con varios contenedores calcinados.

La patronal ha calculado que el seguimiento de esta jornada de huelga ha sido del 19%, inferior a las tres anteriores jornadas «debido principalmente a las violentas actuaciones de los piquetes». Los sindicatos, por su parte, cifran el apoyo a las protestas por encima del 80%.

«Intimidaciones y destrozos»

La Federación Vizcaína de Empresas del Metal (FVEM) asegura que, según les informan las propias empresas asociadas, «se está impidiendo el acceso a las instalaciones y el trabajo habitual mediante amenazas, intimidaciones, destrozos y barricadas». La patronal indica que las dos detenciones que se han producido este jueves confirman «el carácter beligerante de los incidentes que se están produciendo». Por su parte, FVEM ha querido hacer hincapié en su «voluntad de consensuar un convenio digno», según demuestra, dicen, su última oferta del pasado 17 de junio. En ella proponen «incrementos salariales en tablas a 1 de enero de 2019 del 4,15%». Lamentan además que no se haya producido «ningún movimiento» por parte de los sindicatos desde la presentación de la plataforma conjunta. Este hecho consideran que «evidencia una postura intransigente que imposibilita cualquier opción de avanzar en una negociación».

«Piquetes de la patronal»

Los sindicatos se han posicionado del lado de los trabajadores tras los disturbios de primera hora. ELA, el sindicato mayoritario del sector, ha apuntado que estos incidentes «están fuera de la estrategia de la huelga, y además desvirtúan y devalúan un conflicto que por primera vez en mucho tiempo ha conseguido gran respaldo tanto en el seguimiento de la huelga como en las manifestaciones». Al mismo tiempo, denuncia que la actuación de la Ertzaintza ha sido «desproporcionada en algunos momentos».

Por su parte, el secretario general de la Federación de Industria de CC OO, Javier González, ha asegurado que la actuación policial ha sido «totalmente desmedida». Por otro lado, Iratxe Azkue, responsable de industria de LAB en Bizkaia, considera que los incidentes «quizá vengan de la presión que provoca la patronal con sus propios piquetes con los que hace oposición a la huelga. Van a identificar, apalear y detener a los empleados», ha dicho en referencia al despliegue de la Ertzaintza. Azkue ha denunciado que los verdaderos «actos de presión son los de las empresas con los trabajadores por ETT y eventuales para que no puedan salir a la huelga».

Manifestación celebrada en Durango.
Manifestación celebrada en Durango. / Yolanda Ruiz

Manifestaciones

Las movilizaciones se han prolongado durante toda la mañana, teniendo como actos principales las manifestaciones entre Sestao y Barakaldo y la que ha recorrido las calles de Durango, con una participación muy numerosa. A la marcha en la Margen Izquierda han acudido 3.000 personas, según la Policía, y se ha producido un intento de quema de diversos contenedores en la calle Rivas y el desplazamiento de varias unidades en la Gran Vía.

Mikel Etxebarria, de ELA, ha señalado durante la marcha de Sestao que «la patronal tuvo el lunes la opción de aprobar las propuestas conjuntas de los sindicatos y no lo hizo. Estamos ante una patronal irresponsable, y como consecuencia, hay otra gran huelga».

La representante de LAB, Eulate Zilonizaurrekoetxea, ha denunciado que la patronal «se niega a hablar de igualdad, salud laboral y contratación» y les ha emplazado a negociar. El representante de la Federación de Industria de UGT, José María Rojo, por su parte, ha criticado que FVEM no quiera modificar «la subrogación, recogida en España en 37 convenios sectoriales del metal».

En Durango han protestado con una sentada de media hora de duración.
En Durango han protestado con una sentada de media hora de duración. / Yolanda Ruiz

Por otro lado, en Durango, las cuatro mil personas que se han manifestado -según los sindicatos- han terminado la movilización con una sentada que ha durado media hora. Tras la protesta, han afirmado que pedirán la «libertad inmediata» de los detenidos. Asimimo, han sostenido que «la foto de la confrontación no la van a tener».

Más movilizaciones

Los sindicatos volverán a salir a la calle este viernes. Han convocado dos manifestaciones a la misma hora con la intención de que confluyan a mediodía en el Sagrado Corazón. Las cabeceras partirán a las 11.30 horas: una desde las inmediaciones de la Clínica IMQ y la otra desde la explanada de San Mamés.