Euskadi, en el 'top 5' por destrucción de empleo y caída de la afiliación a la Seguridad Social

Interior de una oficina de Lanbide./
Interior de una oficina de Lanbide.

31 de agosto es una fecha aciaga para el empleo: 304.642 puestos de trabajo perdidos en un solo día

CARMEN LARRAKOETXEA | AGENCIAS

Los datos del paro registrado y afiliación a la Seguridad Social del mes de agosto han supuesto un verdadero jarro de agua fría en España, del que no se ha librado el País Vasco. Nuestra comunidad tiene el triste honor de figurar en el 'top 5' de las comunidades que más empleo destruyeron en el último mes y también en el de las que mayor descenso contabilizaron en la afiliación a la Seguridad Social. Así el paro creció en la comunidad autónoma vasca un +2,11% en el último mes y la afiliación descendió en un -1,38%, cuando la media española para ambos aspectos se coloca en el +1,50% y -1,07%, respectivamente.

Así en agosto el número de parados registrados en las oficinas de empleo vascas sumaron 123.606 personas, con el mencionado crecimiento del 2,11%, mientras que en afiliación la cifra total vasca se sitúa en 936.334 personas, lo que supone 13.101 menos que el mes anterior. Otra circunstancia nada alentadora es que el empeoramiento de las dos variables relacionadas con el empleo -paro y afiliación- encadena dos meses consecutivos de resultados en rojo, ya que en julio también cayó el empleo.

La evolución mensual por comunidades autónomas muestra que sólo registran incrementos del paro superiores los vascos las comunidades de Baleares (+3,72%), Cataluña (+3,14%), Murcia (+3,06%) y Aragón (+2,74%); mientras que las que contabilizan mayores descensos que Euskadi en afiliados a la Seguridad Social son Murcia (-2,45%), Cataluña (-1,91%), Valencia (1,69%) y Aragón (-1,39%).

Donde el balance vasco salen algo mejor es en la comparación interanual, si el foco se pone en agosto de 2017 se aprecia una reducción del paro de un -7,21% superior a la media española (-5,92%) y un crecimiento en la afiliación de 17.261 personas, lo que se traduce en un alza del +1,88%, que es alo inferior a la media española (+2,89%).

La consejera de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno vasco, Beatriz Artolazabal, considera que no hay que alarmarse con las cifras del mercado laboral del mes de agosto, ya que a su juicio muestra una evolución «normal» y refleja la «vuelta al patrón de comportamiento anterior a la crisis», ya que agosto es un mes en el que «tradicionalmente sube el paro.

Para Artolazabal el foco hay que ponerlo en la variación interanual en el que se contabilizan 9.604 parados menos y que el objetivo del Gobierno Vasco es que «sigamos creando empleo y que este sea de calidad». A su juicio, hay que destacar que el paro de larga duración bajó en agosto en 954 personas, en que la disminución anual alcanza el 8,11%. En base a esto la consejera considera que se trata de un «indicador de que la recuperación económica también está dando oportunidades a las personas paradas».

Desde la Universidad del País Vasco, la catedrática Sara de La Rica, relativiza el comportamiento del paro en el mes de agosto por que la comparativa anual sigue siendo favorable en creación de empleo en Euskadi. «Creo que no debemos dejarnos llevar por la situación coyuntural del mes de agosto, que arranca la secuencia de meses perores debido a la enorme estacionalidad del empleo» señala De la Rica, a pesar de lo cual reconoce que «es cierto que parece que entramos en una ligera deceleración de la actividad, que se traducirá también en el empleo, pero nada hace predecir que crezcamos por debajo del 2%».

31 de agosto

Se puede decir que el 31 de agosto será recordado como un día aciago para el empleo, ya que el último viernes del mes pasado, en una sola jornada se perdieron nada menos que 304.642 puestos de trabajo, según la afiliación eta contabilizada en la Seguridad Social. Este dato es el peor en toda la historia la estadística de empleo, ya que ni en las peores épocas de la crisis se registró una caía semejante. Esto da una idea de la temporalidad de los contratos que imperan en el mercado español.

El octavo mes del año cerró con 18,5 millones de afiliados a la Seguridad Social, lo que implica que se pierde la cota de los 19 millones de cotizantes que se alcanzó en el mes de junio, algo que no ocurría desde septiembre de 2008.

Por lo que se refiere al paro, están inscritas en las oficinas de empleo españolas 3.182.068 personas, lo que supone un aumento de 47.047 desempleados que en julio, lo que acaba con una sucesión de seis meses consecutivos a la baja y registra el mayor incremento en este mes desde 2011.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos