Cuatro de cada diez españoles solo tiene dinero para comprar lo básico

Dos mujeres comparando precios en un supermercado./I. Pérez
Dos mujeres comparando precios en un supermercado. / I. Pérez

El 53% declara tener una economía desahogada y solo el 9% afirma que puede gastar libremente sin importar lo que cuesta, según un informe de Nielsen

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

A pesar de que desde las instituciones no paran de repetir que la crisis quedó atrás y que la economía española ha crecido a muy buen ritmo, la verdad es que muchos hogares españoles se han quedado muy resentidos por esos años. Una clara muestra de ello es que el informe 'Consumer prosperity' de Nielsen revela que casi cuatro de cada diez españoles afirma que solo tiene dinero para productos básicos.

En el otro extremo, los que pueden gastar libremente sin importar lo que cuesta solo representan el 9% de los encuestados, mientras que el 53% restante asegura que tiene una economía desahogada que le permite darse lujos con mayor o menor frecuencia. Este grupo considera que sus cuentas están más saneadas que hace cinco años, por lo que pueden disfrutar más de placeres como la gastronomía.

¿Cuándo podré tener las vacaciones de mis sueños?:

Y es que este ha sido el caso en el que más ha aumentado el gasto de los españoles respecto a 2014, según el estudio. La alimentación es la pata del consumo en el que el 28% de los encuestados gasta hoy más que antes.

El informe explica que en los últimos cinco años se ha producido una revalorización del lineal de gran consumo, de tal modo que los españoles «se lanzan a cambiar determinados artículos por otros de mayor valor añadido». Así, cervezas o vinos son dos de los muchos ejemplos en los que los españoles consumen mejor, tal como quedó patente en el estudio sobre 'Gran Consumo 2018' presentado por Nielsen sobre el balance del mercado en 2018.

Los sectores en los que ha seguido aumentando la demanda son los viajes y la tecnología. Con la recuperación económica, el 23% de los españoles gasta ahora más que en 2014 en ambos. Además, un 22% afirma que se deja más dinero que antes en educación con el objetivo de garantizarse un futuro más próspero.