Bruselas y el BCE piden extremar la vigilancia por la expansión del crédito al consumo en España

Jean-Claude Juncker./
Jean-Claude Juncker.

Los hombres de negro de la UE destaca la buena salud de los bancos, pero alertan al Santander de posibles 'shocks' por el Popular

ADOLFO LORENTECORRESPONSAL BRUSELAS

Ojo con los errores del pasado, mucho cuidado con tropezar en la misma piedra. Aquí la advertencia lanzada este viernes a España por la Comisión y el Banco Central Europeo: «Los bancos y los supervisores deben garantizar una implementación lo suficientemente conservadora de los estándares de crédito, en particular a la luz del reciente incremento de la demanda de créditos al consumidor (...) Se trata de una expansión que merece una vigilancia cercana».

Este toque de atención es quizá la principal novedad del nuevo informe elaborado por los hombres de negro de las instituciones comunitarias como consecuencia del rescate financiero de 41.300 millones solicitado en 2012. Este tipo de visitas, que comenzaron en enero de 2014 cuando España certificó su salida del rescate, suponen un estigma que el Gobierno siempre ha intentado sacudirse cuanto antes aprobando amortizaciones parciales del préstamo, cuyo principal se abonará entre 2022 y 2027. Ya ha habido siete, lo que ha rebajado la deuda a 26.700 millones.

Mientras tanto, y hasta que no se devuelva el 75% del dinero, España recibirá dos visitas al año tanto de los inspectores del Ejecutivo comunitario como del BCE. Nada grave en lo técnico (los hombres de negro ya no son lo que eran), pero sí es un estigma político de enorme magnitud. El informe que ahora ve la luz se refiere a la novena visita, realizada los días 9 y 10 de abril.

Aunque el motivo principal de estas inspecciones in situ es la salud del sector financiero, los expertos también aprovechan para hacer balance de la situación macroeconómica sabedores de que ambas realidades son indisociables. En líneas generales, todo son buenas noticias, aunque los peros siguen teniendo un protagonismo especial. Nada nuevo. Que si el elevado déficit y la abultada deuda pública, que si el alto paro, que si la precariedad laboral... Todo ello, sin embargo, queda relegado a un segundo plano porque España sigue presentando un «crecimiento récord robusto», que es el más elevado de entre las grandes potencias de la UE.

Resolución del Popular

En esta ocasión, las novedades llegan del lado bancario, un sector que «disfruta de una cómoda liquidez general» y que está logrando aligerar su cartera de préstamos fallidos (los NPL, en inglés). Pero no todo son parabienes. Además de la novedosa advertencia de extremar el control en la concesión de créditos para el consumo, destaca las amenazas que se ciernen sobre el Banco Santander como consecuencia de la adquisición del Banco Popular por un euro hace un año. El informe asegura que sería «responsable» ante otras demandas potenciales por la gestión de los accionistas o acreedores afectados. Ahora, todos están a la espera del Tribunal de Justicia (TJUE), donde han llegado 97 recursos.

En cualquier caso, Bruselas insiste en remarcar que la resolución del entonces sexto banco de España fue «un éxito» porque ni los depositantes ni los contribuyentes sufrieron pérdidas y, además, no hubo un impacto negativo sobre la estabilidad financiera entre otras cosas por la «buena» coordinación entre todas las autoridades nacionales y comunitarias implicadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos