Bruselas calcula que impuestos y costes fijos han elevado un 19% la factura de la luz desde 2010

Contador de luz. /R. C.
Contador de luz. / R. C.

La Comisión Europea duda que España y otros seis países cumplan los objetivos de renovables en 2020

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

La Comisión Europea ha admitido la dicotomía en la que se mueve la factura de la luz en todos los países de la UE. Por una parte, calcula que la caída de los precios mayoristas de la electricidad -los que se negocian diariamente en el mercado o 'pool'- han retrocedido un 6,4% entre 2010 y 2017. Esa realidad ha contribuido a una reducción de los costes de la energía para hogares e industrias de entre un 6% y un 30%, respectivamente. Sin embargo, este coste solo representa un tercio de todo lo que se paga en el recibo mensual.

Las otras dos terceras partes corresponden a tasas fijas (distribución, transporte, insularidad, déficit eléctrico, etc.) y los impuestos (el de Electricidad y el del IVA, fundamentalmente). Y es a través de estos conceptos por los que el precio medio final del recibo ha aumentado un 19% para los consumidores domésticos y casi un 9% para las empresas en los ocho últimos años hasta 2017.

Por otra parte, España, y todos los países de la Unión Europea, han adquirido el compromiso de que las fuentes de energías renovables (eólicas, fotovoltaicas e hidráulicas, fundamentalmente) representen al menos un 20% del consumo final a lo largo del próximo año. Aunque los avances han sido significativos en los últimos meses, la Comisión considera que ni España ni otros seis Estados miembro van a cumplir con ese objetivo en 2020.

Bruselas ve con «cierta incertidumbre» en que otras economías alcancen esas metas medioambientales. Se trata de Austria, Alemania -el motor de la UE-, Letonia, Rumanía, Eslovenia y Eslovaquia. Al mismo tiempo, el año pasado otros 11 países ya habían conseguido alcanzar sus objetivos nacionales: Bulgaria, República Checa, Dinamarca, Estonia, Croacia, Italia, Lituania, Hungría, Rumanía, Finlandia y Suecia.

Todos los países han protagonizado un «fuerte crecimiento» en la presencia de energías renovables hasta alcanzar, de media, un 17,5% del total, aunque la implantación de estas tecnologías ha sido muy «desigual», según destaca el cuarto informe sobre la Unión de le Energía de la Comisión. Por ejemplo, en el caso del sistema eléctrico, las renovables representan ya un 31% de toda la energía consumida por hogares y empresas. Pero solo alcanza el 19,5% en los sistemas de calefacción y refrigeración y apenas un 7,6% en el transporte. En España, marzo fue un mes en el que las plantas 'verdes' aportaron un 43,4% de la electricidad consumida, según Red Eléctrica.

Ante esta situación, la Comisión insta a «acelerar los esfuerzos» para garantizar el cumplimiento de los objetivos en el próximo año, pero también ante la meta de 2030, fijada en el 32% después de varios meses de negociación en la Eurocámara y el Ejecutivo comunitario. El 'Marco Energía y Clima' del Ministerio de Transición Ecológica, remitido a Bruselas el mes pasado, determinaba un objetivo del 42% de energías renovables sobre el uso de energía final del país en 2030; y en el caso de la generación eléctrica, el porcentaje de renovables alcanzará el 74%.