Botín reclama en Bilbao estabilidad para que los inversores internacionales sigan confiando en España

Ana Botín charla con Arantxa Tapia y Pedro Azpiazu./EFE
Ana Botín charla con Arantxa Tapia y Pedro Azpiazu. / EFE

La presidenta del Banco Santander detecta «cierta preocupación» sobre un «cambio de tendencia»

CARMEN LARRAKOETXEA

«El capital extranjero ha apostado por España muchísimo» y sigue invirtiendo en el país, «pero se empiezan a preguntar –acabo de estar en Londres y en Bruselas la semana pasada–, y a haber una cierta preocupación de si va a cambiar la tendencia de España». Lo acaba de decir en Bilbao la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, durante una multitudinaria charla en el paraninfo de la Universidad de Deusto a la que han acudido los máximos responsables de las principales empresas vascas.

La presidenta del Santander, sin referirse de forma explícita a la moción de censura contra Rajoy que se tramita en el Congreso de los Diputados, ha recalcado que «está en nuestras manos tomar decisiones responsables», al tiempo que ha abogado por «reducir la incertidumbre» en toda Europa.

Botín ha resaltado la recuperación económica que ha sido capaz de realizar España, a su juicio un hito más reconocido en el exterior que dentro de las fronteras. «Lo que España ha hecho es mucho más admirado fuera de España que aquí; llevamos cuatro años de recuperación creando medio millón de puestos de trabajo», ha especificado.

La presidenta del Banco Santander ha apuntado que hasta ahora, cuando viaja, la única pregunta difícil a la que tiene que responder «es el tema de la tasa de desempleo, aunque sabemos que la real no es la estadística y a veces cuesta conseguir personas». En este contexto, en el que considera que aún estamos en fase positiva y «tenemos una gran oportunidad de que esto siga», ha apostillado que «también hay un riesgo de que esto no siga. Hay mucho crecimiento, pero tiene que llegar a todos, y mientras esto no ocurra habrá riesgo. Hay que reducir la incertidumbre».

Euskadi es «un gran ejemplo»

A su juicio, la inestabilidad política no sólo en España, sino también en Europa y en el resto del mundo, tiene mucho que ver con que el crecimiento no llega al conjunto de la sociedad, sino sólo a unos pocos. Obviamente, indicó, «el tema de Italia no ayuda», aunque matizó con rotundidad que «Italia no es Grecia, y no quiero decir más. Lo que preocupa es que la incertidumbre se alargue».

Por otra parte, ha asegurado que el País Vasco es «un gran ejemplo» de que España es un país «competitivo». «Tenemos grandes empresarios, que se están reinventando y exportando», ha señalado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos