Botan en Bermeo el primer laboratorio flotante de Europa

Momento de la botadura del laboratorio. /Luis Ängel Gómez
Momento de la botadura del laboratorio. / Luis Ängel Gómez

La instalación, desarrollada por el centro de investigación Tecnalia con la ayuda del Ejecutivo de Vitoria y la colaboración de un consorcio formado por una decena de empresas privadas, ha costado 700.000 euros. El propósito es hacer ensayos en mar abierto

MARISOL MATTOS

Euskadi acaba de lanzar al agua el primer laboratorio flotante de Europa para ensayos en un entorno real en mar abierto. Ha sido en Bermeo, en un acto presidido por la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno vasco, Arantxa Tapia. La instalación, desarrollada por el centro de investigación Tecnalia con la ayuda del Ejecutivo de Vitoria y la colaboración de un consorcio formado por una decena de empresas privadas, ha costado 700.000 euros y entrará en funcionamiento a lo largo de esta semana en la plataforma Biscay Marine Platform de Armintza.

¿Para qué sirve el laboratorio, denominado HarshLab? Para disponer de información precisa que hará posible predecir el comportamiento de los materiales, componentes y equipos para desarrollar sistemas energéticos 'offshore', los generados en el mar. Su inauguración se produce sólo 24 horas después de la apertura en Miramón, San Sebastián, de otro laboratorio, en este caso de Cidetec, para testar el comportamiento de materiales ultrarresistentes expuestos a la corrosión de la sal marina o a vientos huracanados.

Durante la botadura de la instalación, Tapia explicó que el proyecto posibilitará a las empresas trasladar sus investigaciones a una plataforma real, lo que favorecerá su competitividad. Se evaluarán, entre otras, soluciones de fijación para el mundo eólico y el sector del oil y gas; sistemas para la monitorización y control de manipuladores submarinos, conectores eléctricos submarinos, sistemas hidráulicos; sistemas y componentes oleo-hidráulicos; tubos metálicos para pilotes; revestimientos y soluciones de protección.

El laboratorio está destinado a empresas proveedoras de soluciones en los mercados de energía 'offshore' como Erreka, Credeblug, Ditrel Industrial, Glual, Hine, Navacel, Nem Solutions, Sasyma Coatings, Tubacex o Vicinay, que serán las primeras en ensayar sus sistemas en las nuevas instalaciones. Aunque diseñado en principio para impulsar estas energías, se espera que puedan aprovechar esta infraestructura otros sectores como el naval, la obra civil, la pesca, las comunicaciones o el deporte.

Además del ensayo en un medio real, el equipamiento permitirá, como novedad, el análisis en la zona de salpicadura (splash, donde rompe la ola), en la de inmersión (bajo la superficie, a diferentes profundidades) y en zona de exposición atmosférica (por encima de la superficie).

A juicio de Tapia, «no es suficiente que el Gobierno vasco incremente su presupuesto todos los años un 5 %». «Si queremos estar a la vanguardia de la investigación, de la tecnología, de procesos productivos y elementos diferenciales, la parte privada nos tiene que acompañar». El Gobierno vasco se marcó como objetivo llegar a poner en marcha unos 100 proyectos de estas características en 2020. Sin haber llegado al ecuador de esta legislatura, hay ya 68 creados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos