Las Bolsas se tiñen de rojo ante el temor a que la guerra comercial de prolongue

Imagen del cierre en negativo del martes en Wall Street./EFE
Imagen del cierre en negativo del martes en Wall Street. / EFE

Las señales de recesión inminente en EE UU ponen además en alerta a los mercados, con caídas generalizadas a solo tres semanas de final de año

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Lo que parecía haber actuado como un bálsamo en un ejercicio no especialmente bueno sigue siendo uno de los principales temores que los inversores tienen en mente a la hora de moverse en el mercado bursátil. El acuerdo pactado entre Estados Unidos y China en el seno de la cumbre del G-20, el pasado fin de semana en la capital argentina, está en el aire. Todas las Bolsas europeas volvieron a registrar pérdidas este miércoles, como continuación a la jornada del martes en la que sucumbieron de forma relevante por el temor a que el acuerdo arancelario finalmente se desvanezca.

El mercado español no fue precisamente uno de los que más sufrió: aunque llegó a perder casi un 1,5% de su valor durante buena parte de la mañana, finalmente cerró con un retroceso del 0,55%, manteniéndose por encima del nivel psicológico de los 9.000 puntos. Lo consiguió gracias al empuje de pesos pesados como Telefónica, que apenas se dejó un 0,37%, o Santander, con una pérdida bursátil del 0,68%. El 'efecto Italia' se dejó notar en el final de la sesión por la mejoría que resgitró la deuda del país transalpino, a la espera de que Bruselas vuelva a evaluar el nuevo plan presupuestario de su gobierno, modificado tras el 'no' de la Comisión al anterior.

Sin embargo, en el resto de Europa todas las plazas terminaron con importantes caídas que fueron desde el 1,4% del FTSE londinense hasta el 1,2% del DAX alemán, pasando por el 1,22% del Eurostoxx-50 o el 1,36% del CAC francés. Ninguno de los grandes fondos de inversión que mueven diariamente los mercados tuvieron referencias de Wall Street, donde la Bolsa se mantuvo cerrada por el fallecimiento del expresidente George Bush padre.

Sin embargo, seguían retumbando los temores de que el acuerdo comercial entre los dos gigantes mundiales acabara en papel mojado. Un mensaje de Donald Trump en las redes sociales anticipando que «o tenemos un acuerdo real con China, o no hay acuerdo». Además, añadió su consideración de que se alcanzará ese pacto «ya sea ahora en el futuro» porque, a su juicio, «China no quiere aranceles».

A las nuevas amenazas del presidente norteamericano tras lo que parecía una negociación cerrada se unió este miércoles el miedo a lo que puede ser la llegada de una recesión económica inminente. El origen de ese temor procede del momento que viven los tipos de interés a corto y largo plazo en EE UU. Las diferencias entre lo que cuesta la deuda a 10 ya dos años es ya mínima –apenas 0,11 puntos–, e incluso es más cara la de tres que la de cinco años, cuando, en condiciones normales de la economía, sería al revés. Esta especie de equiparación de los intereses suele anticipar etapas de desaceleración o crisis. Por eso, este miércoles se desataron las alarmas en todas las Bolsas, a excepción de la clausurada de EE UU. Será este jueves cuando se puedan ver los efectos de esta intranquilidad, después de que el Dow Jones perdiera el martes más de un 3% en un solo día.

El Ibex cae un 10% en 2018

Todas estas circunstancias adversas ponen en peligro un movimiento ya casi habitual en los mercados en este último mes del año: el clásico 'rally' previo a la Navidad, con subidas en casi todos los índices ante el cierre del ejercicio. En el caso del Ibex-35, diciembre ha sido un periodo particulamente bueno para la Bolsa, con siete cierres mensuales en positivo. Razones no faltarían en 2018, un año en el que el selectivo se ha dejado, por ahora, un 10,2%.

Los analistas apuestan por que se repitan estas subidas, aunque siguen siendo muy cautelosos en sus perspectivas incluso a tan corto plazo ante la volatilidad del mercado. Felipe López-Gálvez, de Self Bank, señala que de los resultados de la cumbre dependerá «si hay un 'rally' de diciembre o no», a la espera de que China y EE UU sellen el pacto. En ese sentido se pronuncia Richard Turnill, de BlackRock, quien señala que será la distensión entre ambos países la que marque el ritmo al que se muevan los mercados.

 

Fotos

Vídeos