Los beneficios de la supresión del 'impuesto al sol'

Los beneficios de la supresión del 'impuesto al sol'
Fotolia

El nuevo decreto para la transición energética da un espaldarazo a las instalaciones fotovoltaicas, una alternativa sostenible a través de la producción de energía para autoconsumo

ERLANTZ GUDE

El Gobierno de Pedro Sánchez suprimió el viernes vía decreto el 'impuesto al sol', el controvertido peaje –en vigor desde 2015– que abonaban quienes producen energía con paneles fotovoltaicos que transforman la radiación solar en electricidad. El giro en la política energética del Ejecutivo conecta con el acuerdo alcanzado en la Comisión Europea sobre la directiva de energías renovables, que fija que el 32% de la energía final consumida en la UE en 2030 tenga este origen.

¿Qué gravaba el 'impuesto'?

Era un cargo en la factura de la luz por la energía que alguien produce y destina a autoconsumo. Se pagaba por estar conectado a una red eléctrica convencional –Iberdrola, Endesa...– para no quedarse sin energía en caso de que las horas de sol sean insuficientes.

¿Quiénes lo pagaban?

Los usuarios con un servicio superior a 10 kilovatios (kW). Por debajo de esta cifra –el consumo aproximado de una familia de cuatro miembros– la energía producida quedaba exenta, aunque era una medida provisional.

¿Qué ventajas depara su supresión?

La simplificación de los trámites para colocar una instalación fotovoltaica. El plazo de hasta un año puede reducirse a unas semanas. Además, la instalación ya no tendrá que estar en el bloque, y podrá estar en los aledaños. Y frente a multas millonarias, se exigirá el 10% de la facturación.

¿Es definitiva?

La inestabilidad política arroja dudas. Es con todo un primer paso que debería acompañarse de una incentivación del autoconsumo por parte de la Administración.

¿Es cara una infraestructura fotovoltaica?

Una instalación para una familia de cuatro miembros cuesta unos 5.000 euros y tiene una vida de 35 años. El ahorro asciende a cien euros mensuales, según la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica.

¿Qué oportunidades brinda el nuevo escenario a Euskadi?

La posibilidad de que numerosos bloques de viviendas y empresas apuesten por esta alternativa ecológica, y que aflore una industria ligada a esta actividad.

¿Cuántas instalaciones fotovoltaicas hay en el País Vasco?

'Oficialmente' catorce, con una potencia total de 421,20 kW. La cifra es mayor, pero no está cuantificada al no ser obligatorio registrarse.

¿Es una alternativa rentable en la comunidad vasca?

Las placas fotovoltaicas absorben las 1.100 horas de sol que Euskadi recibe al año.

¿Qué regiones destacan en este ámbito?

Castilla-La Mancha, Andalucía y Extremadura suman en torno al 50% de la potencia fotovoltaica instalada como productores, según la Unión Fotovoltaica española.

¿Qué sectores se benefician más?

Particularmente el sector agrario, que quiere aprovechar la energía producida para el bombeo en los sistemas de riego.

¿Quién deja de ganar?

El sistema eléctrico español. La eliminación supone para las compañías dejar de percibir 4,1 millones de euros por cada cien megavatios nuevos instalados.

 

Fotos

Vídeos