BBVA, CaixaBank y Sabadell exigen que no se les presione con más impuestos

Carlos Torres, el consejero delegado del BBVA, ayer tras la presentación de resultados./E. C.
Carlos Torres, el consejero delegado del BBVA, ayer tras la presentación de resultados. / E. C.

Recuerdan al Gobierno de Sánchez que ya pagan suficientes tasas y que la mejor forma de sostener el Estado de Bienestar es cumplir con la senda del déficit

J. M. C. | J. V. M.

La presentación de resultados semestrales de los grandes bancos españoles ha revelado la cuantía que han ganado en lo que va de año hasta junio, justo cuando el Gobierno se plantea aplicarles un impuesto para que contribuyan a la sostenibilidad de las pensiones. Entre las seis principales entidades han obtenido unos beneficios de 8.595 millones de euros, un incremento del 7,9% con respecto a los de hace un año. Y las seis están en contra de las pretensiones del Ejecutivo socialista. Ayer lo explicitaron los tres que faltaban, BBVA, CaixaBank y Sabadell, que se suman a Santander, que ha llegado a amagar con llevarse centros fuera de España, Bankinter y Bankia. Con la particularidad, en este caso, de que la entidad la controla el Estado.

El avance de los resultados financieros se explica por el dinamismo del negocio puramenta bancario, a pesar de que los bajos tipos de interés siguen lastrando la parte de los ingresos que tiene el sector. Sin embargo, la comercialización de préstamos al consumo y a empresas, y el alza de la recaudación por comisiones les permiten generar un colchón para afrontar, al menos, otros 12 meses con los tipos al 0%.

Carlos Torres, el 'numero dos' del BBVA, no quiso pronunciarse directamente sobre las intenciones del Gobierno. Pero, ante las múltiples preguntas sobre el impuesto a la banca y tras indicar que «hay mucho ruido», enfatizó que todavía «no se ha concretado nada» y, por tanto, en la entidad vasca «no vamos a especular» sobre qué medidas adoptaría. El ejecutivo sí dejó claro, en cualquier caso, que «la fiscalidad no puede penalizar el crecimiento y la creación de empleo». Recordó que la contribución fiscal del grupo financiero alcanzó los 9.881 millones de euros el año pasado y precisó que el tipo efectivo del Impuesto de Sociedades fue del 28% en España y del 27,3% en todo el grupo.

En este contexto, y ante la pregunta de si está a favor de una fiscalidad europea común, Torres dijo que en la medida en que se vaya avanzado en un mercado único, toda armonización es buena, pero «al camino le quedan pasos», y que antes de eso sería «lógico» que todos tuvieran las mismas normas y se pagara lo mismo en impuestos.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, también mostró su rechazo al impuesto y emplazó al Ejecutivo de Sánchez a reducir el déficit público aprovechando el buen momento de la economía española porque, en su opinión, esa es la «mejor receta para mantener el Estado de Bienestar». «No es el momento ni una buena idea» crear una nueva tasa a la banca para pagar las pensiones, resumió. En cambio, añadió, «sí es necesario hacer una reflexión sobre la situación de las cuentas públicas», con un déficit cercano al crecimiento económico del país. CaixaBank paga el 23% por Sociedades, porcentaje que se eleva hasta el 30% por las participadas.

El 'número dos' del Sabadell, Jaime Guardiola, explicó que el impuesto puede provocar que la banca «no tenga capacidad de incrementar su crédito al ritmo de la demanda» de los consumidores. Por ello, pidió al Gobierno que «no meta más presión», porque puede afectar a los beneficios, hacer menos atractivo el sector y acabar provocando que los bancos no puedan acompañar al crecimiento de la economía. La tasa fiscal efectiva del Sabadell es del 28%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos