El empleo se ralentiza a pesar de que el PIB sigue manteniendo su fortaleza

La demanda interna sigue manteniendo la economía./P. Urresti
La demanda interna sigue manteniendo la economía. / P. Urresti

El Banco de España revela que la economía creció un 0,6% en el segundo trimestre apoyada en la demanda interna, pero apunta que las afiliaciones a la Seguridad Social mostraron en mayo una «cierta pérdida de empuje«

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

La eurozona sigue debilitándose, pero la economía española conserva su fortaleza. Un mensaje positivo que lanza el Banco de España en su informe trimestral, en el que calcula que el PIB creció en el segundo trimestre un 0,6%, una décima menos que en el comienzo del año pero aún con tasas que hacen ser optimistas.

Pero el empleo sigue lastrando la economía. El organismo dirigido por Pablo Hernández de Cos recuerda en su informe que la creación de empleo en la economía «parece haberse ralentizado en mayor medida que la actividad». Concretamente, las afiliaciones a la Seguridad Social mostraron en mayo «una cierta pérdida de empuje», indica.

Por ello, el sostenimiento del PIB se apoya en el mantenimiento del dinamismo de la demanda interna. Asegura que dada la mejora de la situación patrimonial de familias y empresas y unas condiciones financieras holgadas, el consumo es el elemento de soporte del gasto de los agentes privados. Aunque advierten de que a futuro el ritmo de avance de la demanda interna podría experimentar una cierta moderación por el aumento de la tasa de ahorro de los hogares, actualmente en mínimos históricos. Eso sí, el supervisor indica que el repunte de los salarios tenderá a actuar como «sostén» de este componente del gasto.

Y aunque el Banco de España contempla una prolongación de la fase expansiva, el escenario está sometido a riesgos importantes procedentes del exterior. En las últimas semanas ha habido un agravamiento de las tensiones entre Estados Unidos y China, al tiempo que persiste el riesgo de que la salida del Reino Unido de la UE sea finalmente sin acuerdo. Además, el supervisor advierte de que a nivel nacional, no se ha constituido todavía un Gobierno, «por lo que subsisten la incertidumbre sobre futuras políticas económicas».

De hecho, las cifras que publica este jueves el Banco de España señalan que la contribución de la demanda nacional al PIB asciende del 0,5% del primer trimestre al 0,7% del segundo. Pero el dinamismo del consumo interno contrasta con la debilidad de las ventas al exterior. Las exportaciones siguen mostrando un «tono desfavorable» (una contribución del -0,2%, cuatro décimas menos que en el primer trimestre), influenciado por la desaceleración del comercio internacional, que a su vez está relacionado con la escalada proteccionista, explica el organismo.

Una de las ramas que más está contribuyendo a lastrar las ventas al resto del mundo es la del automóvil, afectada desde el verano pasada por «diversas perturbaciones». Por el contrario, tras la significativa ralentización durante gran parte del año pasado, las exportaciones de servicios turísticos han mostrado desde finales de 2018 un mejor comportamiento. Además, el organismo sugiere que en el más corto plazo es probable que se prolongue «el escaso dinamismo de las exportaciones» por la negativa evolución de los pedidos del exterior.

Préstamos más caros

Respecto a las hipotecas, el supervisor advierte de que la nueva ley ha encarecido los préstamos motivado por el cambio de pagador del impuesto, que han pasado a ser las entidades bancarias. Esto, según sus cálculos, ha encarecido 0,30 puntos los créditos medios. «El coste de la financiación bancaria ha continuado en niveles reducidos en la mayoría de los segmentos. No obstante, entre septiembre de 2018 y abril de este año (último dato disponible), los tipos de interés medios aplicados a los nuevos préstamos para la compra de vivienda han aumentado en 30 puntos básicos», asegura el organismo.

Asegura que este incremento «no se ha observado en el resto de segmentos en España, ni en el de la compra de vivienda en otros países de nuestro entorno», por lo que «podría estar relacionado con los cambios legislativos introducidos en nuestro país en los últimos meses en materia de crédito inmobiliario y de compra de vivienda», explica el documento.

El IEE mejora sus previsiones

Por su parte, el Instituto de Estudios Económicos (IEE) también se muestra optimista con el curso de la economía, haciendo coincidir su previsión de crecimiento para este año y el que viene respecto al Gobierno, hasta el 2,1% y el 1,9% respectivamente. El organismo, que ha presentado este jueves su informe semestral de coyuntura económicas, asegura que aunque el FMI retocó ligeramente a la baja sus previsiones de primavera para España en una décima, el Banco de España eleva al 2,4% su proyección de crecimiento para 2019.

En cambio, el paro sigue siendo «el talón de Aquiles» de la economía nacional. Aunque el instituto considera que se seguirá creando empleo estos dos años, será en «tasas inferiores a las registradas en años anteriores». Así, el IEE prevé que se creen 390.000 y 300.000 puestos de trabajo a tiempo completo en 2019 y 2020 y que la tasa de paro se reduzca al 14% y al 13,1%.

Estas cifras son bastante más altas que las que el Gobierno ha estimado en su plan de estabilidad remitido a Bruselas, en el que afirman que el paro terminará este año en una tasa del 13,8% y el que viene en el 12,3%.

Más información