Un 2% de la población no cuenta con oficina ni cajero bancario

Oficinas de Santander y Popular en Barcelona, dos entidades integradas en 2017./REUTERS
Oficinas de Santander y Popular en Barcelona, dos entidades integradas en 2017. / REUTERS

El cierre de sucursales afecta a 4.109 pueblos, sobre todo de Castilla y León, pero se ha cebado más con localidades medianas de Cataluña, Madrid y Comunidad Valenciana

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El mapa bancario muestra la misma realidad que la del demográfico o el económico, con dos España: la de aquellas comunidades autónomas donde buena parte de su territorio ya no cuenta con ninguna sucursal o cajero automático; y otra, la de las regiones donde más se ha reducido considerablemente el número de oficinas o puestos de retirada de efectivo por la duplicidad generada durante el 'boom' económico. Con estos visos, el 1,9% de la población española no tiene acceso a estos servicios básicos financieros, según el último informe del Banco de España. Estos puntos han pasado de 107.293 en 2008 a los 78.545 en 2017.

En el caso exclusivo de las sucursales, un 2,7% el ratio de población no tiene oficinas en sus municipios, esto es, 1,2 millones de ciudadanos. En la actualidad hay 27.706 oficinas distribuidas por todo el país -un 39% menos que en 2008-, lo que representa prácticamente el mismo número que existían en el año 1981. Pero este recorte de casi 18.000 sucursales en menos de una década ha sido muy heterogéneo entre las dos Españas bancarias.

En el primer grupo de comunidades cuya población no tiene oficinas ni cajeros se encuentran las que más están sufriendo la despoblación, como Castilla y León, donde más de un 15% de sus municipios se encuentran afectados por esta circunstancia; Navarra (7%); Extremadura (5,6%); Cantabria (4,8%); Aragón (4,3%); o Castilla-La Mancha (4%).

El informe del supervisor señala que la desaparición de oficinas en los pueblos más pequeños responde a «la necesidad de las entidades de adaptar su red ante la pérdida de habitantes» que sufren estas zonas. Al mismo tiempo, sostiene que el cierre de oficinas «en ciudades de mediano y gran tamaño ha sido debido a la reestructuración del sector», al ser zonas donde se producían las mayores duplicidades de sucursales.

En este sentido, el número de oficinas bancarias se ha reducido más en «aquellas regiones donde existía una mayor concentración o se ha producido una consolidación bancaria más acusada». Ejemplo de ello es lo que ha sucedido en Cataluña, donde el porcentaje de reducción de sucursales ha sido dle 51% desde 2008; Madrid (-42%); y la Comunidad Valenciana (-45%). En otras regiones como Cantabria, La Rioja o Asturias, el recorte de oficinas ha sido menor -en torno a un 30% en la última década-, aunque también es cierto que solo disponen de entre el 1% y el 3% de las sucursales de toda España.

En lo relativo a los cajeros automáticos, el recorte ha sido del 17,6% desde 2008, al pasar de 61.714 puntos de extracción de efectivo aquel año, hasta los 50.839 actuales. Es decir, el drenaje de estos puestos ha sido en menor proporción que el de las agencias bancarias e incluso «con un ligero repunte» en el último año, según constata el supervisor.

El Banco de España reconoce que, al mismo tiempo que muchos cajeros se han clausurado por el propio cierre de las oficinas donde se ubicaban, se ha instalado «un elevado número» en puntos de gran afluencia de personas, como centros comerciales, aeropuertos o estaciones de tren. Una solución que, a juicio del supervisor «compensa» el descenso de las sucursales.

En este sentido, el supervisor considera que si se mantiene una red «adecuada» de «puntos de distribución», sin necesidad de que tengan que ser oficinas, se «contribuye a dar respuesta a esta preferencia del público» por el efectivo como medio de pago. Así, recuerda las soluciones imaginativas que ha puesto en marcha la banca, como los centros desplazados de atención, las oficinas móviles «ofibuses» o los agentes financieros que, sin establecimiento permanente, atienden a los clientes periódicamente en aquellos puntos donde ya no existe oficina bancaria.

 

Fotos

Vídeos