Vía libre al ERE de 3.223 empleados del Santander con prejubilaciones desde los 50 años

Oficina del Banco Popular, adquirido por el Santander. /R. C.
Oficina del Banco Popular, adquirido por el Santander. / R. C.

Los sindicatos apoyan mayoritariamente el acuerdo, que incluye indemnizaciones de hasta el 80% del sueldo, y que se materializará en el último tramo del año

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROSantander

La dirección de Banco Santander ha conseguido sacar adelante el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que había negociado con los sindicatos en las últimas semanas tras lograr que un 83% de los representantes de los trabajadores (fundamentalmente UGT y CC OO) hayan aceptado las condiciones del acuerdo pactado la semana pasada y que plantea la salida de 3.223 empleados como procedimiento para culminar el proceso de integración de las estructuras y oficinas del Banco Popular, adquirido hace dos años.

De esta forma, el pacto ha llegado antes de que cumplan los plazos legales establecidos para desarrollar el ERE planteado oficialmente a principios de mayo, sobre el que Santander había insistido en realizarlo sin salidas traumáticas. En un comunicado interno, el banco destaca que esta circunstancia «pone de relieve el esfuerzo realizado por para ofrecer las mejores condiciones posibles para nuestros empleados, así como la actitud dialogante y responsable de los sindicatos que, mayoritariamente, han suscrito dicho acuerdo».

Con la firma del acuerdo, está previsto que el plazo para que los empleados que lo deseen se puedan adherir al mismo comience a mediados de julio, en el caso de los trabajadores de servicios centrales; y en noviembre, para los de la red comercial. El banco materializaría las salidas en el último trimestre del año, aunque no descarta que ese proceso pueda ampliarse hasta el primer tramo de 2020.

Finalmente será 3.223 las salidas, frente a las 3.713 planteadas cuando se abrió el proceso, esto es 490 afectados menos, un 13% inferior al planteamiento inicial. Al final, Santander recortará aproximadamente un 10% su plantilla en España, frente a los 32.366 empleados con los que contaba al finalizar el primer trimestre. Además, el banco tiene previsto clausurar 1.150 sucursales, un 26% de toda su red.

Santander ha ofrecido a quienes se acojan al ERE de entre 59 y 61 añosprejubilarse con el 80% del salario pensionable (o con el 75% más el 60% del complemento voluntario). Esa cuota es mayor que la del 75% negociada en el anterior encuentro, y al 70% inicial. En el caso de los mayores de 62 años, no han cambiado las compensaciones: 20 días por año trabajado, con el límite de un año, y sin primas. Los afectados de 58 años tendrán un 78%de su salario pensionable. Y los que se encuentren entre 55 y 57 años, un 75% del mismo.

Por su parte, elcolectivo de entre 50 y 54 años podrá dejar la entidad con el 60% del salario pensionable de seis anualidades y un tope máximo de 380.000 euros, sin descuento por desempleo y con un convenio especial con la Seguridad Social hasta los 63 años, actualizable hasta un máximo del 3%. Prácticamente la misma propuesta que en la anterior reunión, aunque mejorada con respecto a losplanteamientos iniciales que no incluían a los menores de 52 años en este grupo. También les corresponden primas por voluntariedad de 2.000 euros por cada trienio completo trabajado, una prima adicional de entre 5.000 y 30.000 euros en función de su antigüedad y otra de 15.000 euros.

En cuanto a los trabajadores menores de 50 años, o los que tengan una edad superior pero no acumulen 15 años de antigüedad, las extinciones vendrán acompañadas de una indemnización de 40 días por año trabajado, hasta un máximo de 24 mensualidades. El banco puso sobrel a mesa al principio una inmdenización de 33 días por año, la mínima legal establecida para este tipo de casos. Este colectivo también tendrá primas de voluntariedad de 2.000 euros por cada trienio de antigüedad y otras de entre 5.000 y 30.000 euros en función de los años que lleve en el banco.

Además, el acuerdo contempla un plan de recolocación, «una propuesta por la que el banco se compromete a encontrar empleo al 100% de las personas que se vean afectadas y quieran seguir trabajando».