CaixaBank pide prudencia en la venta de hipotecas para evitar errores del pasado

Sede operativa de CaixaBank en Barcelona. / R. C.

El banco respalda a los empleados por la investigación de la supuesta connivencia con las mafias chinas en blanqueo de capitales

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROValencia

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha hecho un alegado a favor de la «responsabilidad» del sector financiero a la hora de comercializar préstamos hipotecarios en condiciones más relajadas que hasta ahora al invocar las «lecciones de la crisis, que no pasó hace tanto tiempo» porque «el fragor de la competencia a veces te hace olvidarlas». El 'número dos' de la entidad ha reconocido que existen ofertas «agresivas» por parte de algunos bancos, pero su entidad no está recorriendo ese camino.

Gortázar ha insistido en la necesidad de tener en cuenta la elevada morosidad -cercana al 15% de los créditos- que tienen las hipotecas que financian más del 80% del valor de tasación, frente a la dudosidad del resto de préstamos concedidos, que apenas alcanza el 2%. «El sector debe seguir enfocado a financiar el 80% y no más, porque la morosidad es hasta siete veces mayor», ha indicado Gortázar durante la presentación de resultados trimestrales de la entidad.

Además, ha insistido de forma vehemente en recomendar la opción de las hipotecas a tipo fijo. «Competir ahora mismo en tipos variables no es lo más lógico», ha apuntado el consejero delegado de CaixaBank. «Yo no me la jugaría», ha advertido, sobre todo para los perfiles de clientes que quieran hipotecarse y tengan unas rentas medias o bajas. «Tenemos que hacer pedagogía porque existe una posibilidad razonable de que en 30 años puedan subir mucho los intereses», ha afirmado al tiempo que ha indicado que «las subidas pueden ser con fuerza y si así ocurre, lo hacen con sorpresa» para los hipotecados.

El ejecutivo de CaixaBank también se ha referido a la investigación abierta contra la entidad por parte de la Audiencia Nacional en un supuesto delito de ayuda al blanqueo de capitales de ciudadanos chinos para apoyar la actuación del banco y de su plantilla. «No hemos tenido connivencia alguna como entidad ni nuestros empleados con esos delitos», ha expresado tajante en su intervención. Sin embargo, el banco ha desvelado que en su momento despidió a uno de sus empleados de oficina al que se le había abierto un expediente por sus actuaciones relacionados con la investigación del banco chinio ICBC. En cualquier caso, Gortázar ha remarcado su confianza en la «honorabilidad» de la plantilla.

El banco también se ha felicitado por el interés de parte del sector en involucrarse en la inclusión financiera de los municipios más pequeños que se han quedado sin sucursal en los últimos años. «Es una buena noticia para todos encontrar estas maneras imaginativas» de seguir dando servicios financieros a parte de la población rural desatendida. Aunque Gortázar ha recordado que CaixaBank decidió en su momento no abandonar municipios donde era la última entidad «aunque es algo que financieramente nos cuesta dinero», pero es una «visión de responsabilidad» con la sociedad.

Mejora un 75% sus beneficios

El Grupo CaixaBank ha elevado su beneficio un 74,7 % en el primer trimestre del año, hasta los 704 millones de euros, gracias principalmente al aumento de los ingresos básicos del negocio bancario, la reducción de las dotaciones y los mayores ingresos de participadas.

Las cuentas recogen también la incorporación del portugués BPI, que ha contribuido a los resultados del grupo con 40 millones de euros -169 millones si se tiene en cuenta la aportación de sus participadas-, y la contención de costes, pues los gastos recurrentes han crecido un 5,4 %, a menor ritmo que los ingresos 'core', que son la suma del margen de intereses, las comisiones y el negocio de seguros, que han alcanzado los 2.008 millones, un 6,5 % más.

 

Fotos

Vídeos