Caixabank defiende que «los empleados serán claves» pese a la digitalización de la banca

Gonzalo Gortázar durante su intervención en la Universidad de Deusto/
Gonzalo Gortázar durante su intervención en la Universidad de Deusto

Advierte que el sector aún tiene un problema de reputación

Manu Alvarez
MANU ALVAREZ

En un momento en que la carrera digital lo impregna todo, Gonzalo Gortázar, el consejero delegado de Caixabank, cree que no hay que perder el foco sobre lo importante para admitir que las personas, los empleados de las entidades financieras, «serán claves en el futuro» del sector pese a la automatización de muchos procesos. «La capacidad de los empleados para asesorar a los clientes va a ser insustituible y muy importante», ha defendido el primer ejecutivo de la entidad financiera, en una conferencia que ha pronunciado en la Universidad de Deusto, en un encuentro organizado por la Alumni de la Deusto Business School.

Gortazar ha dado un repaso por lo que ha sucedido en el sector financiero en la última década, tras el estallido de la crisis y la quiebra de Lehman Brothers, para admitir también que la banca «aún tiene un problema serio de reputación». En esta línea ha admitido que el sector ha avanzado mucho en la normalización de su actividad y también ha asumido el compromiso de incrementar el rigor en sus actuaciones -en gran parte motivado por la actuación de los reguladores-, aunque también ha reconocido que «aún quedan cosas por hacer».

El consejero delegado de Caixabank se ha mostrado «completamente de acuerdo» con el mensaje de prudencia lanzado la pasada semana por el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos -también en una conferencia organizada por Deusto-, donde advirtió de la debilidad del sector y también de los problemas que puede generar no medir bien los riesgos en la concesión de créditos al consumo. «El gobernador tiene razón porque las decisiones que tomemos hoy pueden ser los problemas del futuro», ha indicado. Incluso, ha advertido que el exceso de liquidez que existe en el mercado y también la necesidad de los bancos para generar negocio «suponen muchos incentivos para tomar decisiones equivocadas». Por otra parte, ha descartado que pueda haber un proceso de fusiones en el sector bancario «de forma inmediata», aunque sí estima que pueden producirse fusiones «a medio plazo e incluso alguna transnacional».

Gonzalo Gortazar ha eludido en su exposición cualquier referencia a la inestabilidad política de Cataluña, a las razones que llevaron a la entidad a optar por el traslado de su sede social a Valencia y también sobre las consecuencias económicas de esta coyuntura, tanto para su banco.

 

Fotos

Vídeos