La banca emplaza a usar Internet como única alternativa al cierre de oficinas

El presidente de la AEB, José María Roldán. /R. C.
El presidente de la AEB, José María Roldán. / R. C.

El presidente de la patronal bancaria AEB admite que aún hay «margen de maniobra» para llevar a cabo fusiones de entidades aunque no aparecen en el horizonte

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Los bancos han apelado a la solución que les resulta más cómoda para amortiguar el impacto que tiene el cierre de oficinas, sobre todo en las zonas rurales donde apenas hay presencia física de sucursales: usar Internet en estas áreas para que sus habitantes utilicen los servicios financieros habituales a través de sus móviles. Esa es la intención que ha manifestado el presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, para referirse a la España vaciada de oficinas bancarias, sin mencionar otras posibilidades que hasta hace pocos meses se planteaban como la colaboración entre entidades, una idea que parece haber quedado en el olvido.

Tras la asamblea de la patronal bancaria que ha tenido lugar hoy, Roldán ha puesto en el punto de mira a la Administración y los operadores de telecomunicaciones a «colaborar» en la extensión de la red por toda España para darle a los ciudadanos «provisión telemática de servicios financieros». Así ocurre, ha explicado, en muchos países emergentes donde el acceso a las oficinas bancarias resulta complejo. El presidente de la AEB ha indicado que «no podemos pensar que las personas mayores tienen que estar excluidas de Internet» condicionadas por su edad, sino que el problema es, según su opinión, que no disponen de conexión. Sin embargo, también se encuentra el problema de la formación digital que entre los jubilados es mucho menor que en el resto de colectivos.

Aunque los bancos han puesto sobre la mesa diferentes propuestas para solucionar la situación a la que se enfrentan más de un millón de ciudadanos en cuyos pueblos no hay oficina (autobuses itinerantes, aperturas flexibles o instalación de cajeros, por ejemplo), el proceso de cierre de sucursales seguirá en los próximos años dentro de la «racionalización» del sector que se vive tanto en España como en el resto del mundo.

Hasta finales del año pasado eran 1,3 millones de españoles los que no tenían acceso a una oficina, esto es, un 2,7% de los 47 millones de habitantes del país, según el último informe del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE). Desde el inicio de la crisis, la población sin acceso a sucursales ha aumentado un 44%; un periodo en el que el número de oficinas se ha reducido a ese mismo ritmo hasta las 26.000 actuales. El mayor porcentaje de población financieramente excluida reside en pueblos muy pequeños. El 83% de los que no disponen de oficinas tienen menos de 500 habitantes. Y en el caso de los municipios con menos de 100 vecinos censados, un 98,8% de esos lugares -prácticamente la totalidad- no tiene acceso a una sucursal.

Roldán ha advertido de que si los tipos de interés van a seguir en mínimos, como así ha anticipado el BCE «solo nos queda ser más cuidadosos en el lado de los costes». Por ello ha anticipado que ante el auge de Internet, el número optimo de oficinas «puede ser mucho menor que en el pasado sin que ello vaya en detrimento» del servicio. En este sentido también ha apuntado que aún «queda margen de maniobra» para visualizar más fusiones entre los bancos a medio y largo plazo a pesar de que ya se ha realizado la parte más importante de la concentración.

De cara a las elecciones generales del próximo domingo, y ante la idea de algunos partidos para implantar un impuesto a la banca, bajo el argumento de que el sector no paga, José María Roldán ha aclarado que la banca paga un tipo medio del 27% en el Impuesto de Sociedades. «Somos el segundo sector en mayor pago de impuestos», ha aclarado. Y ha pedido no mezclar los beneficios que las entidades obtienen en otros países donde operan con los impuestos que pagan en España, porque esas firmas ya tributan en los territorios extranjeros por sus ganancias.

Por otra parte, Roldán ha aclarado que la mayor parte de los 160 requerimientos que el Banco de España ha realizado hasta marzo en materia publicitaria por contener inexactitudes y letra pequeña no corresponden a los bancos. «Son la minoría minoritaria», ha apuntado para explicar que son los anuncios de firmas que ofrecen financiación rápida y al consumo a los que más expedientes se les ha abierto por sus técnicas publicitarias.