La banca ofrece desde este martes cuentas básicas gratuitas a familias vulnerables

Sede del Banco de España en Madrid. /R. C.
Sede del Banco de España en Madrid. / R. C.

Permiten realizar la operativa habitual (retirada de efectivo, transferencia o tarjeta) a titulares cuyos ingresos no superen el IPREM

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Las cuentas bancarias gratuitas para las familias con mayores problemas económicos estarán disponibles a partir de este martes en las oficinas bancarias. Así lo determina el BOE, donde se fijó la fecha de la puesta en marcha de este producto para el 23 de abril. Se trata de una novedad para los hogares más vulnerables dentro del programa que implanta las cuentas de pago básicas, tal y como exige la Unión Europea para evitar la exclusión financiera de los ciudadanos.

Aquellas familias que tengan unos niveles de renta y patrimonio por debajo de lo que marca el IPREM (Indicador Público de Rentas Múltiples) podrán acogerse a una de estas cuentas, que deberá comercializar cualquier entidad financiera independientemente de que las soliciten clientes propios o de otros bancos. Este producto permitirá realizar la operativa fundamental de cualquier cliente bancario, desde la domiciliación de la nómina o la pensión, hasta la emisión de una transferencia, la retirada de dinero en efectivo o la posibilidad de disponer de una tarjeta de pago sin ningún coste.

Para poder contratar este producto, el Ministerio de Economía ha fijado unos umbrales de renta que no pueden superar los 1.075,68 euros al mes para hogares de un miembro; 1.344,6 euros para hogares que se compongan de dos a cuatro miembros; o 1.613,52 euros para hogares con más de cuatro miembros.

El banco tendrá en cuenta tanto la renta y el número de miembros de la unidad familiar, como el patrimonio distinto de la vivienda habitual o los derechos reales sobre la misma, de modo que no se considerará que concurre en especial vulnerabilidad cuando alguno de los miembros de la familia sea titular de sociedades mercantiles u otros bienes inmuebles. Para acreditar todos estos datos, el cliente deberá presentar algunos documentos como el libro de familia o el certificado de rentas.

La norma también aclara que esta gratuidad de la cuenta de pago básica se mantendrá durante el periodo de dos años a contar desde la fecha de los efectos de su reconocimiento, salvo que la entidad pueda acreditar que el cliente ha dejado de estar dentro de colectivo de vulnerabilidad o con riesgo de exclusión financiera.

Este producto se suma a la cuenta de pago básica general cuyo coste máximo no puede superar los tres euros al mes por un producto que incluye la apertura, uso y cierre de la propia cuenta, el depósito de fondos en efectivo, la retirada de dinero en oficinas cajeros en España o la UE, operaciones de pago mediante tarjeta y realización de hasta 120 operaciones de pago anuales, como domiciliaciones o transferencias.

La Asociación Española de Banca (AEB) indica que, aunque la normativa comunitaria sobre cuentas básicas busca evitar la exclusividad financiera este no es un problema que exista en España, ya que la práctica totalidad de la población dispone de una cuenta bancaria para realizar pagos. Según los datos más recientes del Banco de España, recuerda la AEB, el 93% de las familias en España dispone de algún tipo de cuenta bancaria a tal fin.