La alavesa Alias Robotics, entre las 100 mejores 'startups' del mundo

David Mayoral, fundador y CEO de la compañía. /
David Mayoral, fundador y CEO de la compañía.

La empresa, que ofrece soluciones de ciberseguridad para robots, acaba de triunfar en el South Summit, el mayor congreso de negocio e innovación del sur de Europa

Juan Carlos Berdonces
JUAN CARLOS BERDONCES

La ciberseguridad es un asunto que cada vez cobra mayor importancia en la agenda de las instituciones y, por supuesto, de las empresas. Nadie puede decir que está a salvo de ataques informáticos en su día a día, a través de los dispositivos electrónicos que maneja o de las operaciones comerciales que pueda hacer. Pero el futuro, no sólo en la industria sino en el conjunto de la sociedad, pasa por los robots. Diferentes estudios y expertos vaticinan que en un plazo de cinco años estarán muy presentes en la vida diaria de los ciudadanos, en las fábricas pero también en el apoyo a las labores del hogar, en el cuidado de mayores, en la atención al público en los comercios o incluso en hospitales para la supervisión de enfermos o intervenciones quirúrgicas.

Con lo que la seguridad de los robots es fundamental. Y una empresa alavesa ofrece soluciones de ciberseguridad para estos aparatos dotados de sensores y que son capaces de detectar la presencia humana. Alias Robotics figura entre las cien mejores 'startups' del mundo y acaba de participar, con éxito, en el South Summit de Madrid, el mayor congreso de negocio e innovación del sur de Europa. Con sus soluciones de ciberseguridad para robots, esta joven empresa con apenas un año de vida se impuso a sus rivales en la categoría de 'servicios tecnológicos para compañías'.

David Mayoral, fundador y CEO de la compañía, presentó el proyecto de su equipo ante más de 16.000 asistentes y 175 fondos de inversión. El mejor escaparate posible para posicionar los servicios que ofrecen de detección de vulnerabilidades para robots y también para informar a los fabricantes de las debilidades de seguridad que presentan sus aparatos, antes de que terceros puedan utilizarlas para atacarlos. Ya hay empresas que se están dirigiendo a la 'startup' vitoriana para que Alias Robotics teste la seguridad de sus robots.

Proteger a los robots

«Los robots van a estar en todas las partes y eso nos plantea la duda de cómo se están protegiendo y de si realmente son seguros», explica Mayoral. Los fabricantes y los usuarios, a su juicio, «han de ser conscientes de que si no protegen los robots, pueden sufrir graves consecuencias a medio plazo. Hackear un robot industrial puede suponer paralizar una cadena de producción durante un tiempo determinado, con los costes que ello conlleva».

En el caso de un robot de asistencia a personas, el responsable de Alias Robotics considera que las consecuencias «pueden ser incluso más graves y afectar a la seguridad física del usuario. Todo ello sin olvidar el impacto que puede tener que se pierdan o roben datos vinculados a estos robots».

El congreso South Summit reunió a más de 3.200 pequeñas empresas disruptivas procedentes de 84 países con más de dos centenares de inversores internacionales y corporaciones. Considerada como una de las mejores plataformas de despegue para jóvenes compañías, en anteriores ediciones han triunfado en esta cita firmas referentes del ecosistema emprendedor y ahora muy de moda como Cabify, que gestiona por internet el alquiler de vehículos con conductor, o Glovo, plataforma digital de reparto a domicilio.

.