Se iguala el número de parados de corta y larga duración en Euskadi

Un hombre entra en una oficina de Lanbide./
Un hombre entra en una oficina de Lanbide.

Es la primera vez que se da esta circunstancia en los años de recuperación, según el renovado Informe Laboral Euskadi

ERLANTZ GUDEBilbao

La catedrática de Economía y directora de la Fundación Iseak, Sara de la Rica, ha destacado el similar número de parados de corta y larga duración -más de un año en desempleo-. Es la primera vez que se da esta circunstancia en los años de recuperación. La catedrática ha enfatizado la relevancia de este hecho por las mayores opciones de reengancharse al empleo de quienes llevan poco tiempo parados. Hay casi 60.000 vascos que llevan mas de un año en el paro por 56.000 que suman un máximo de doce meses.

Las cifras han sido presentadas esta mañana por De la Rica, que ha dado una vuelta de tuerca al Informe Laboral Euskadi en busca de una mayor eficacia. El documento ya no beberá de la EPA, sino de los datos de afiliación a la Seguridad Social y Lanbide -para el desempleo-, lo que permitirá una actualización mensual y una mejor comparación de las dinámicas territoriales. Con datos desde 2015, la nueva plataforma ha sido bautizada LanLab.

Otro aspecto destacado es que cerca de 80.400 de los más de 115.000 parados vascos no cobra ninguna prestación por desempleo, según datos de Lanbide, frente a los más de 114.000 de hace cuatro años. La reducción del paro ha tenido una influencia clave, aunque no hay que pasar por alto los muchos ciudadanos apuntados en el Servicio Vasco de Empleo que acaban desistiendo y dejan de renovar su inscripción.

El estudio también presenta como novedad una comparativa interterritorial de las variaciones anuales en las afiliaciones, un matiz importante para De la Rica, partidaria de cotejar los años y no las variaciones mensuales, lastradas por el efecto estacional. De esta forma se ve en la gráfica que los vaivenes en el empleo son mayores en Álava. La evolución de los sectores clave marca la pauta, y el territorio se ve afectado por las dudas en la automoción.

En idéntica línea se puede observar cómo en Bizkaia se registra una mayor temporalidad en la industria frente a los otros territorios. El sector afronta precisamente una difícil negociación, con reciente convocatoria de huelga en el ámbito del metal. De la Rica ha anotado que «la industria no parece un sector donde esté tan justificada la temporalidad».

La catedrática se ha mostrado partidaria de una reforma legislativa que aplaque la temporalidad, «salvo en los casos donde sea natural por la relación puntual entre empresa y trabajador», aunque con visión realista no lo ve factible en el corto plazo.

Atraer inmigrantes

Se ha 'mojado', por otra parte, cuando se le ha pedido su opinión sobre las palabras del presidente de la patronal Cebek, Iñaki Garcinuño, en relación a la necesidad de atraer inmigrantes. La catedrática ha señalado que los pobres datos de natalidad y la falta de mano de obra joven exigen esta alternativa. «Fomentar la natalidad podría cambiar la situación en 25 años, y ¿hasta entonces?».

No tendrían por qué ser solo inmigrantes extranjeros, sino también de otras regiones del país. De la Rica ha matizado con todo que en el caso de los foráneos resulta fundamental el componente de integración, al margen de la formación para las áreas específicas.