Los anfitriones se reivindican

Los combates estuvieron muy disputados e igualados. /
Los combates estuvieron muy disputados e igualados.

El Fitness Gasteiz se convirte en el mejor club del XXXVICampeonato de España de karate en la modalidad shinkyokushinkai con seis medallas de oro y nueve platas

EDUARDO IZQUIERDOVitoria

El XXXVI Campeonato Nacional Shinkyokushinkai era una cita muy esperada entre los componentes del Fitness Gasteiz. Desde meses atrás los entrenamientos estaban planificados para alcanzar el mejor pico de forma del curso con motivo de este torneo. Y esa preparación minuciosa junto al plus de motivación extra se reflejó en la excelente actuación de los karatekas locales, que ofrecieron su mejor versión para cosechar uno de los resultados más importantes de su historia. Con 6 medallas de oro, 9 de plata y 21 de bronce el club gasteiztarra se convirtió en la referencia de la competición. «La valoración es muy positiva. Salió todo genial, con grandes combates y un nivel de competición muy alto. El espectáculo fue muy bueno con unas finales increíbles. Remarcar la dureza de la modalidad en la que los combates se desarrollan con contacto pleno y todos demuestran un gran espíritu y respeto hacia el rival. Yen cuanto a lo que se refiere a los anfitriones, su actuación se puede calificar de notable», puntualiza Jagoba Vizuete.

Como aperitivo se escenificó el campeonato de kata. Si la víspera Mireia Vizuete se colgó el oro en alevines y el infantil Julen Tamayo, la plata, nadie pudo emular a la campeona y el botín ascendió a cuatro segundos puestos de la mano de la cadete Alba Pinilla, los junior Mikel Iturrate e Irantzu García de Garayo y el senior Denís Ruiz. «Estos resultados aseguran un gran futuro a la escuela y demuestran que es una de las mejores canteras del karate nacional», agrega.

Ypara postre programaron el kumite. Ahí las opciones de éxito de los karatekas locales aumentaban. Así quedó reflejado en el medallero con un póker de títulos y tres platas. Con anterioridad Vizuete y Tamayo intercambiaron las posiciones de kata y este último se hizo con el único entorchado en categorías inferiores obtenido por los vitorianos en combate. En junior -75 kg, Mikel Iturrate se desquitó del subcampeonato de Puerto Lumbreras para subir a lo más alto del podio. En junior féminas, Ania Tato estrenó la categoría con un magnífico triunfo en -65 kg y mejoró la tercera plaza de su despedida como cadete. Ya en senior femenino, Aiala García revalidó corona en +65 kg, mientras que Eider Cardeñosa cambió el bronce de la última edición por el oro en -50 kg. En junior +65 kg Marta Mariño y Ekaitz San Juan se quedaron en puerta del éxito, al igual que el senior Denís Ruiz. «Los que consiguieron el oro formaban parte del elenco de favoritos para subir a lo más alto del podio. No fue fácil, pero ganaron bien. En cambio, sí hubo alguna de bronce que no sabíamos si podían llegar y se obtuvieron por ese plus de competir en casa. En los últimos años estamos siendo referentes y en las convocatorias de la selección española siempre hay presencia de nuestros karatekas. Están adquiriendo experiencia y se ha notado», matiza. Pero ahí no terminaron las distinciones para los anfitriones, ya que Miguel Veloso recibió el galardón al K.O. más rápido y Eider Cardeñosa a la karateka como mejor espítiru.

Exhibición de la cantera

Además del entorchado nacional estaban en juego las plazas para el Campeonato de Europa. El título era un importante aval pero no garantizaba el billete. La lista definitiva se desvelará el sábado en Vitoria, tras la última concentración. «Los oros casi tienen asegurada la presencia, pero a veces también acuden las platas porque igual la decisión estaba muy ajustada. Incluso en algunos pesos los seleccionadores pueden reclutar a dos o a ninguno, si no poseen nivel suficiente. Después de verles en acción solventarán las dudas», puntualiza Vizuete.

Yantes de la disputa de las semifinales y finales se programó una exhibición con los karatekas de las categorías inferiores del Fitness Gasteiz. Estaban ante su propio campeonato. Nervios e incertidumbre que desaparecieron en cuanto entraron al tatami. «Se les veía muy contentos por disponer de un espacio en una cita de estas características. Era una responsabilidad para los chavales. Pero ofrecieron grandes maneras y les felicitaron por la exhibición», se congratula.

 

Fotos

Vídeos