Un paso sencillo de Nadal para la fase final

Un paso sencillo de Nadal para la fase final
AFP

El español se enfrentará a Vesely mañana y, si gana, a Del Potro o Simon en cuartos

IÑIGO GURRUCHAGA

No se puede saber si Rafael Nadal está en forma como para ganar su tercer Wimbledon. Los rivales que ha tenido en su primera semana sobre hierba no tenían ni ránking ni cualidades para causarle una sorpresa. Tampoco el joven Álex de Miñaur, de 19 años, con quien no se había enfrentado nunca y al que había calificado el jueves como 'bueno, joven y peligroso'.

Tras ganarle, 6-1, 6-2, 6-4, Nadal decía que le venían las bolas más francas que contra el ruso-kazajo Kukushkin, que De Miñaur la tira más plana y él sintió que tenía más tiempo y que podía dominar el punto cuando era necesario. Su rival lleva un mes estupendo, ganó en la hierba de Nottingham, ha llegado a la tercera ronda en Wimbledon, saltará a los top 70. Y ha jugado contra el número uno del mundo.

«Todo lo que te dicen y lo que piensas antes del partido se confirma. Rafa tiene una presencia increíble en la pista. Me gustaría tener tal presencia. Incluso cuando está saltando tiene una gran intensidad y pega los golpes como si se dejara la vida. No esperaba que le pegara tan fuerte. Yo juego para tener la oportunidad de enfrentarme a gente como él», dijo tras el partido.

Su padre es uruguayo, su madre española, vive en Alicante, entrenado por el español Adolfo Gutierrez. El restaurante italiano de sus padres en Sydney fue cerrado, pero De Miñaur tiene una relación amistosa con su ídolo y asesor, Lleyton Hewitt, y la federación australiana detectó su talento antes que la española y lo contrató.

El partido pareció sencillo para Nadal, que no perdió ningún servicio. De Miñaur pareció desanimado al final del primer set. Su frustración se enmendó en el inicio del segundo pero su rival fue implacable. El mallorquín le rompió para 3-2 en el tercero con un resto a un servicio flojo y salvó una ventaja para De Miñaur con 5-4 con un juego agresivo y subiendo a la red.

Poderes

Álex de Miñaur será uno de los grandes tenistas de los próximos años, pero si no mejora su servicio tendrá dificultades para imponerse en Wimbledon. Su promedio de primeros servicios fue de 184 kilómetros por hora y los segundos de 150.4. Su segundo servicio fue más lento que el de Nadal, 155.2. Solo Fabio Fognini o Gilles Simon sirvieron más lentos en la tercera ronda.

Nadal no ha sido sometido al bombardeo de los grandes sacadores que triunfan sobre la hierba, donde hay menos peloteo que en las otras superficies y más inestabilidad en los pies. El año pasado llegó también a la segunda semana y cayó al fin de un partido épico de cinco sets con un especialista luxemburgués del saque y volea, Gilles Müller.

En el horizonte más próximo tampoco hay gente con servicio tan veloz, el arma que causa resignación en estas pistas a Carla Suárez, que ha caído contra Belinda Benci (6-1, 7-6). Nadal jugará el lunes en octavos con el checo Jiri Vesely. Sus promedios en la velocidad de sus servicios, en el partido han sido de 190.4 y 168 km/h.

Los Raonic, Isner, Anderson (con quien Nadal se entrenaba en los días previos al torneo) están en la otra parte del cuadro. Juan Martín del Potro, Nick Kyrgios, Novak Djokovic son los grandes obstáculos en un campeonato en el que, según Nadal, «no son tan favoritos algunos presentados como favoritos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos