El nuevo desafío

El nuevo desafío

DAGOBERTO ESCORCIA

Rafa Nadal cumplió 33 años el 3 de junio en pleno torneo de Roland Garros. La temporada había sido muy dura para él hasta que llegó la temporada de tierra. Las lesiones y molestias físicas volvieron a fastidiar sus planes, y no faltaron los comentarios sobre su retirada o los más venenosos que hablaban de su caída.

Por primera vez en muchos años había llegado a la Primavera sin saborear un triunfo, y solo había podido disputar tres torneos: Australia donde fue barrido por Djokovic en la final, en Acapulco donde cayó ante Nick Kyrgios en octavos, y en Indian Wells donde perdió con Federer en semifinales.

Comenzó la temporada de tierra en Montecarlo con una derrota en semifinales con Fabio Fognini. Perdió con Thiem en semifinales de Barcelona; y en la misma ronda con Stefanos Tsitsipas en Madrid. Y en Roma ya cogió la medida de la pista y ajustó sus golpes. Venció en la final a Djokovic al que le endosó un 6-0.

«En algún momento no sabíamos si podíamos seguir compitiendo. Gracias por apoyarme en los momentos complicados». Son palabras de Nadal tras recibir el trofeo de Roland Garros dirigidas a todo su equipo, que disfrutaba felizmente de un nuevo título de Grand Slam: el número 18 de la carrera del manacorí. Ahora solo está a dos de Roger Federer (20) y supera en tres a Djokovic (15). Amigo de los récords, seguro que alcanzar al suizo es el mayor desafío que puede tener Nadal a sus 33 años.