Roland Garros

Nadal empieza en 'modo Roland Garros'

Rafael Nadal celebra su victoria ante el alemán Yannick Hanfmann./Reuters
Rafael Nadal celebra su victoria ante el alemán Yannick Hanfmann. / Reuters

El balear pasó por encima del alemán Yannick Hanfmann con un contundente 6-2, 6-1 y 6-3 en su debut en el torneo parisino

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

Rafael Nadal saltó a la Philippe Chartrier de París en 'modo Roland Garros'. Era su estreno sobre el polvo de arcilla de París, allí donde ha sido dueño y señor del éxito en hasta once ocasiones, y el español, consciente de que su gran momento del año había llegado y quizás impulsado por su último triunfo en la final del Masters de Roma ante Novak Djokovic, después de una temporada de tierra en la que todavía no había logrado ningún trofeo -fue semifinalista en Montecarlo, en el Conde de Godó y en Madrid-, no dio opción alguna al alemán Yannick Hanfmann, número 180 del ranking ATP y procedente de las rondas previas (6-2, 6-1 y 6-3). Un rival al que Nadal nunca se había enfrentado y al que apenas conocía, tal y como desveló después del partido. «Lo había visto jugar alguna vez. En YouTube puedes ver muchas cosas, hay resúmenes de partidos suyos. Aunque puedas tener una idea del rival por los vídeos, al final siempre es lo mismo, tienes que intentar estar bien tú», explicó.

El tenista balear se llevó la primera manga por la vía rápida, con un 6-2 en apenas 38 minutos de juego. Sólo tuvo que sufrir con el saque en el primer juego, en el que su rival dispuso de cuatro bolas de 'break', pero el resto del primer set fue cómodo en su servicio, un ámbito del juego en el que no dio respiro al alemán.

El segundo set fue aún más sencillo para Nadal, que en 25 minutos ya había logrado un 6-1, amparado en un saque solvente y en sus pelotas largas apurando la línea de fondo, jugando con las alturas para forzar el movimiento de piernas de un rival al que le costaba reaccionar. Sin tiempo para la reacción, Hanfmann ya caía 0-3, con 'break' en contra en el segundo juego, y aunque ganó el cuarto, acabó desfondado, con otro parcial de 0-3 y de nuevo lamentando un servicio roto por el camino.

En la tercera manga, Nadal se mantuvo seguro con su saque y puso contra las cuerdas al alemán con el suyo, ya que sufrió de lo lindo para mantenerlo. En el segundo saque llegó el primer 'break' del español, que le ponía de cara el set, y en el noveno juego no desaprovechó la primera oportunidad de cerrar el partido que tuvo para romper el servicio de Hanfmann y apuntarse la primera victoria en la tierra parisina, donde Nadal volvió a ser el de los once Roland Garros. «Es quizás el torneo más especial de mi carrera. Estoy aquí para intentar disfrutarlo y competirlo de la mejor manera. Los resultados son buenos. Otra cosa son mis sensaciones en la primera semana y media de competición en tierra batida. Son tres semifinales y un título de campeón, en torneos difíciles. Si me hubieran dado un papel para firmar estos resultados en la gira de tierra, a lo mejor te lo firmo», señaló el español.

Inmaculado en los inicios

Curiosamente, con esta edición del Grand Slam sobre tierra batida, Nadal alcanza el centenar de torneos en su tipo de superficie preferida, sin que en ninguno de ellos haya hincado la rodilla a las primeras de cambio. «No tenía ni idea de esto. Es una pura anécdota, es buena. Más que este dato, que tendrá su relevancia, hay otras cosas más especiales», señaló el de Manacor respecto a esta inmaculada estadística.

El segundo obstáculo del balear hacia una nueva Copa de los Mosqueteros será otro alemán de nombre Yannick, en este ocasión Maden, que también procede de la previa y que en su caso derrotó en primera ronda al belga Kimmer Coppejans en tres sets aunque no sin cierta dosis de sufrimiento (7-6, 7-5 y 6-3).

Por su parte, el serbio Novak Djokovic, otro de los grandes favoritos al título, también logró la clasificación para la segunda ronda sin problemas, gracias a su victoria ante el polaco Hubert Hurcakz por 6-4, 6-2 y 6-2. En cuanto a la representación española en París, el asturiano Pablo Carreño, que alcanzó en 2017 los cuartos de final, avanzó con paso firme tras derrotar al portugués Joao Sousa por 6-3, 6-1 y 6-2 en 1 hora y 42 minutos de juego, por lo que se medirá al australiano Álex de Miñaur en segunda ronda, donde también estará el tinerfeño Roberto Carballés, que en su tercera participación en Roland Garros logró al fin la victoria, para dejar en el camino al francés Alexandre Muller, número 304 del mundo, por 6-4, 6-4 y 6-2 en una hora y 54 minutos. El serbio Filip Krajinovic será ahora su próximo rival.

Más información