«Cuando no puedes romper un partido, hay que trabajar»

Altuna, Martija, Elezkano y Rezusta, durante la elección ayer del material en el Atano III./lobo altuna
Altuna, Martija, Elezkano y Rezusta, durante la elección ayer del material en el Atano III. / lobo altuna

Elezkano IIy Rezusta se encomiendan a su solidez para superar el domingo en San Sebastián a Altuna y Martija y jugar su segunda final del Parejas

JUAN PABLO MARTÍN

Es la fórmula que les ha llevado a estar a un partido de la final del Parejas por segundo año consecutivo y a estas alturas no la van a cambiar. Elezkano II y Rezusta tirarán de solidez para tratar de superar a Altuna III y Martija el domingo en el frontón Atano III de San Sebastián y conseguir el billete al choque cumbre. Llegan después de una derrota, pero las sensaciones con las que se quedaron del anterior encuentro «fueron buenas». El golpe del zaguero de Bergara puede que no tenga el brillo de otras ocasiones, «pero cuando no puedes romper un partido hay que trabajar y aguantar», admitió. De hecho, ya lo han hecho en otros encuentros a lo largo de la competición y han alcanzado el cartón 22.

El vizcaíno y el guipuzcoano saben que tienen un compromiso de altura porque sus rivales «llegan en un gran momento», pero tiene cartas por jugar en una cancha que es mejor para atacar que para defender. «Habrá que evitar a Altuna III porque es capaz de hacer cualquier cosa desde cualquier sitio, por eso es el mejor. Habrá que ser valientes y acabar el tanto cuando tengamos opción», apuntó el delantero de Zaratamo.

Esas pueden ser algunas de las claves de un choque del que les resulta muy complicado saber dónde puede estar la clave. «Lo planteas de una forma y luego sale completamente diferente. Pero tenemos muy claro que las opciones pasan por trabajar muy serios», añadió. La diferencia puede estar en los cuadros largos, «pero solo con la pegada no se gana». «Los tantos hay que acabarlos y Elezkano tendrá que elegir la pelota buena para tratar de conseguirlos. El encuentro dirá desde dónde tiene que entrar», añadió Rezusta.

Asumir responsabilidades

Si el vizcaíno está acertado, no habrá problema. En caso contrario, puede dar pie a que Altuna III entre en juego y ya saben cómo se las gasta el de Amezketa cuando tiene pelota. Están ante una «bonita oportunidad» de jugar otra final, pero queda mucho por hacer.

Altuna III y Martija han cumplido su objetivo de llegar con vida al último encuentro de semifinales y están «con unas ganas terribles de jugar la final». Sería la primera para ambos. «En el Parejas he vivido de todo. Momentos buenos y malos. Con Barriola y Merino II me dio mucha pena no alcanzar las semifinales, pero es un campeonato muy largo y difícil. Al Cuatro y Medio y al Manomanista igual se les da más valor, pero si te pillan en un buen punto duran un mes y es más sencillo aguantar», destacó el guipuzcoano.

Espera un partido duro porque «ellos van a regalar muy poco, aunque les está costando dominar los encuentros», apuntó. Sabe que en este tipo de duelos «siempre hay riesgo y un poco de miedo a perder pelota», por lo que el que más firme esté en ese apartado tendrá ventaja. «Necesitamos asumir responsabilidades. Cada uno tenemos que hacer las cosas bien en nuestra parcela y tengo una gran confianza en que Martija aguantará el choque, pero también tendremos que mandar si queremos ganar», subrayó. Desde su punto de vista, será importante el inicio y hacer pocos regalos. «Ellos son muy buenos en eso, y nosotros tenemos que dar el mismo nivel o mejor», concluyó.

Altuna IIIy Martija quieren ver cómo se comporta el material

No hubo quejas en la elección de material para el trascendental choque del domingo en el Atano III de San Sebastián, pero Altuna III y Martija prefieren esperar para ver cómo se comporta el día del encuentro. «En partidos anteriores nos ha pasado que tras golpearlas desde el cuadro cuatro todas parecían buenas, pero el día el choque porque el frontón estaba lleno o llevaban tiempo escogidas, alguna pelota ha cambiado y ha sido una exageración», destacó el delantero de Amezketa. Elezkano II y Rezusta escogieron dos pelotas «parecidas y una algo más rápida. Hemos tenido lo que queríamos», señalaron.