Una pareja inédita para la final del torneo Biharko Izarrak

Bikuña y Canabal, en el frontón Mallabia I. /Pankra Nieto
Bikuña y Canabal, en el frontón Mallabia I. / Pankra Nieto

Canabal y Bikuña unen por primera vez sus fuerzas, en el que será el último partido como aficionado para el zaguero guipuzcoano

JUAN PABLO MARTÍN

El destino ha querido que unan por primera vez sus fuerzas para conseguir una txapela. Será el viernes en la final del Torneo Biharko Izarrak, que se disputa en Mallabia y patrocina El CORREO, cuando Oian Canabal e Iñigo Bikuña formen del mismo color para medirse a Salaberria y Elizegi. «Jugamos una vez en contra en cadetes», recuerdan. El duelo cumbre, además, será el último partido en el campo aficionado del zaguero de San Sebastián que el 30 de junio debutará con Aspe.

Por esta circunstancia, el guardaespaldas también tiene ganas de despedirse «con un título en un campeonato tan importante como éste». Para Canabal será «especial» por el componente añadido de su compañero. Sin embargo, ambos son conscientes de que van a tener un choque muy complicado. «Tendremos que jugar lo mejor que sabemos porque nuestros rivales forman una combinación muy sólida. Salaberria atraviesa un buen momento de forma y es muy peligroso. Les conocemos, y sabemos que tendremos que trabajar mucho», afirman. Elizegi es un zaguero «bastante incómodo» que nunca da una pelota por perdida, por lo que también planteará batalla.

«Conocemos a nuestros rivales y sabemos que tendremos que trabajar mucho», destacan

Pero tanto del delantero de Igantzi como su guardaespaldas están firmando un «año bastante bueno» y confían en sus posibilidades. El del club Oberena ha llegado a la final del torneo de Bergara y a la del Campeonato de España, mientras que Bikuña desde el verano pasado sabe lo que es ganar el Antiguo, Zumaia, Elgoibar y Zumarraga, entre otros campeonatos.

Primera participación

En su primera participación en la competición de Mallabia se han plantado en el choque cumbre. Reconocen que nunca habían participado con un sistema de juego como el que emplea, «en el que no hay favoritos porque cada partido juegas con un compañero diferente, y en el que hay que darlo todo desde el primer momento porque además de ganar precisas el mayor número de tantos posible a tu favor para no resultar perjudicado en caso de empates al final. Te obliga a adaptarte a las circunstancias de cada choque porque te mides a distintos tipos de pelotaris», recalcan.

Hasta el momento han sido dos de los más regulares del torneo. Su buena defensa las caracteriza. Pero Canabal, que todavía no tiene vinculación con ninguna de las dos empresas de pelota profesional, también tendrá que sacar partido al poderío con el que cuenta en su derecha su zaguero y acertar. La ocasión merece la pena.