El momento de Aitor Elordi

Aitor Elordi juega con una pelota en el frontón de las escuelas de Mallabia, su localidad natal. /ignacio pérez
Aitor Elordi juega con una pelota en el frontón de las escuelas de Mallabia, su localidad natal. / ignacio pérez

El delantero vizcaíno se juega hoy en el frontón Adarraga de Logroño el pase a la final del Manomanista de promoción ante Zabala

JUAN PABLO MARTÍN

Hace apenas un mes ganó la txapela del Parejas de promoción junto a Oier Etxebarria y Aspe le dio la oportunidad de jugar el mano a mano porque la evolución mostrada sobre la cancha les convenció. Aitor Elordi respondió en el primer duelo individual de un campeonato exprés en el que no existen segundas oportunidades frente a Urretabizkaia en Orduña, y hoy (17.30 horas) se juega el pase a la lucha por el título contra el riojano Javier Zabala en el frontón Adarraga.

Será su cuarto encuentro dentro de esta modalidad en los cerca de cuatro años que lleva de profesional. El pasado ejercicio se quedó fuera, y hace dos superó a Agirre en Lekeitio en los octavos de final, pero cayó ante Peña II en cuartos. El de Mallabia ha tenido que mejorar en numerosos aspectos de su juego para encontrar el camino y conseguir que confiaran en él. Pero lo ha hecho y afronta el choque en su mejor momento. Su defensa se ha vuelto bastante más sólida, su físico está más fortalecido y también es otro a la hora de gestionar los partidos. El ataque lo traía de serie, pero con la evolución mostrada en los otros aspectos resulta más productivo. «Estoy con confianza y a gusto. Los últimos partidos los he terminado bien de manos y mentalmente, por lo que estoy preparado para jugar», señaló el vizcaíno.

Es consciente de que tendrá que salir a la cancha logroñesa concienciado a pelear desde el primer instante porque su rival es un especialista en la modalidad. La promotora eibarresa dio la oportunidad a Zabala de jugar una previa del Manomanista con los más grandes, «y fue por algo», destaca. Sin embargo, se encontró con Peio Etxeberria, la revelación del campeonato, a las primeras de cambio y se tuvo que conformar con el torneo de pequeño formato.

Para Elordi, su rival es «uno de los favoritos a la txapela», pero le gustan los retos. «Tengo clara la forma en la que tengo que jugar y si consigo plasmarla sobre la cancha tendré posibilidades», destacó. Ante un pegador que, sobre todo con la zurda, pone muy atrás la pelota, lo mejor es moverle para que no esté cómodo y buscarle las cosquillas en los cuadros alegres. «No tengo que entrar en el peloteo, pero soy consciente de que en más de una ocasión me va a tocar defender. Si consigo poner el ritmo al partido y le muevo con la volea y el gancho todo puede resultar más llevadero», analizó.

«Si consigo poner el ritmo al partido y le muevo con la volea y el gancho todo puede ser más llevadero»

«Un suelo que resbala»

Otra de sus bazas estará en el físico. Zabala dio muestras de que todavía le queda camino por recorrer en este aspecto en su anterior enfrentamiento, y que cuando le falta aire la fluidez de ideas no es la misma, «por lo que trataré de presionarle en este aspecto», apuntó. El hecho de que su promotora se haya decantado por el frontón Adarraga, recinto en el que habitualmente entrena su oponente, para la disputa del choque tampoco le preocupa. Las sensaciones que ha tenido en su cancha han sido bastante positivas las veces que ha jugado. «Cuenta con un frontis que no cuenta con una salida exagerada y un suelo que resbala bastante, por lo que viene bastante bien para mis características», afirmó.

La posibilidad de firmar un año excelente está a un solo encuentro. «Se ve cerca pero lejos a la vez. Tan solo me separa un partido y va a resultar muy duro. Pero lo afronto con ilusión y saldré con la intención de que sea posible», concluyó.

La clave

4
son los partidos que ha jugado Elordi con el de hoy en el Manomanista. Para su rival será el segundo desde que es profesional