Jaka evita una debacle en el Beotibar de Tolosa

Artola, sonriente a pesar de la derrota, felicita a un emocionado Jaka al final de la contienda en el frontón Beotibar./josé mari lópez
Artola, sonriente a pesar de la derrota, felicita a un emocionado Jaka al final de la contienda en el frontón Beotibar. / josé mari lópez

La reacción de Artola tras ir perdiendo 20 a 9 puso al de Lizartza contra la cuerdas, pero logró reaccionar a tiempo y estará en cuartos del Manomanista

JUAN PABLO MARTÍN

El Manomanista no perdona el más mínimo descuido. Y si no que se lo pregunten a Erik Jaka, que ayer evitó una debacle en el frontón Beotibar de Tolosa cuando tenía el partido controlado y a los corredores sentados en los asientos de la primera fila porque todo parecía decidido y nadie quería cruzar una apuesta. El de Lizartza mandaba en el marcador 20-9, acariciaba la victoria y tenía a su rival desesperado.

Se lo había ganado a pulso tras un inicio en el que dio miedo por lo bien que interpretó el juego del mano a mano y la seguridad que transmitió sobre la cancha. Su volea con ambas manos le salió rápida y le sirvió para mover bien a su oponente, e hizo estragos con un saque que varió para dejar sin argumentos a Artola. El colorado de su camiseta era el único color que brillaba sobre la cancha.

El 7-0 inicial fue un aviso de que entró en la contienda muy puesto, y el 15-3 que reflejó el luminoso poco después un aviso de que el choque iba por la vía rápida porque apenas se habían consumido veinte minutos. A estas altura no había muchas noticias del delantero de Alegia, que no consiguió aprovechar las pocas ocasiones que tuvo con la jugada inicial y se encontró con un par de errores de su rival, al que el gancho se le marchó fuera por poco. Es más, para entonces ya había pedido un par de descansos con la intención de cortar la racha a su rival y tratar de centrarse, pero no había servido para mucho. A Artola le consumían los nervios al ver que no había manera de descentrar a Jaka.

Reacción

Pero el que vistió de azul no se rindió. Decidió pelear hasta el final. Poco a poco su jugada inicial comenzó a ser más efectiva porque la varió y el de Lizartza no estuvo acertado en el resto, pero la ventaja era tan grande que pocos pensaban que pudiera pasar lo que pasó tras el 20-9. Artola comenzó a dar síntomas de mejoría y a crecerse sobre la cancha a medida que los tantos comenzaron a caer de su lado. Cruzó y ajustó bien el saque, y algunos pelotazos con la derecha que fueron definitivos.

A medida que el marcador se ajustaba la grada comenzó a reaccionar y quedó claro que el número de seguidores del de Alegia era bastante mayor que los de Lizartza. Artola se centró. Consiguió sacar la cabeza entre la niebla y dejar a un lado los nervios para ir a por todas. No le quedaba otra. La tacada de diez tantos que consiguió le permitió empatar por primera vez el encuentro a 20 tantos. La seriedad en el rostro de Jaka lo decía todo. Visto que el resto de aire no le iba bien probó a hacerlo a bote, pero el resultado fue el mismo. La claridad de ideas que tenía pocos minutos antes comenzó a escasear vista la avalancha que se le venía encima.

Pero siguió remando porque no quería ahogarse en la orilla y esperó su oportunidad. El tanto 21 fue peloteado y Artola eligió el peor momento para lanzar un dos paredes porque su rival estuvo atento. Jaka no desaprovechó la oportunidad para pasar a dominar y terminar el tanto atrás. Cruzado a pared, como al principio del choque.

Le quedaba uno para terminar y la tensión aumentó en las gradas. Sacó bien y tuvo la cabeza fría para madurar el tanto con golpes con altura que tuvieron a Artola alejado del frontis. En el momento que vio la ocasión soltó un gancho que puso punto y final a la contienda. El de Lizartza apagó el fuego cuando empezaba a quemarse y sube un escalón en el Manomanista.

22 Jaka

20 Artola

Pelotazos:
233
Tiempo total:
52,22
Parciales:
7-0, 7-1,8-1, 8-2, 12-2, 12-3, 15-3, 15-6, 16-6, 16-7, 19-7, 19-9, 20-9, 20-20, 22-20
Incidencias:
320 espectadores en el frontón Beotibar de Tolosa.
Apuestas:
A la par.

Retegi BI pone hoy a prueba en el Labrit a Bengoetxea VI

La segunda jornada de octavos del Manomanista tendrá hoy (17.45 horas) como escenario el frontón Labrit de Pamplona. Retegi BI pone a prueba el momento de forma de Bengoetxea VI, que a lo largo de la semana ha señalado que las sensaciones que ha tenido en los últimos partidos que ha jugado no han sido buenas. Sin embargo, el del Leitza es un luchador nato capaz de encontrar huecos en cualquier sitio y listo a la hora de leer los duelos individuales.

El de Erasun lo sabe, por lo que tratará de tenerle lo más alejado posible del frontis. Llega reforzado de moral tras su triunfo en la fase anterior, donde las sensaciones que emitió fueron buenas por el control que tuvo de la situación. Pero es consciente de que precisa de su mejor versión para que su rival no le enrede y le complique la existencia.