Una final de La Blanca con pronóstico incierto

Bengoetxea VI y Ezkurdia se ven las caras esta noche./j. c. cordovilla
Bengoetxea VI y Ezkurdia se ven las caras esta noche. / j. c. cordovilla

Bengoetxea-Imaz y Ezkurdia-Martija se juegan hoy en el Ogueta el segundo de los trofeos del verano en un duelo compensado

J. P. M.

Ambas parejas han roto los pronósticos, por lo que esta noche (22.15 horas) el frontón Ogueta acoge un choque cumbre de pronóstico incierto. Bengoetxea VI-Imaz y Ezkurdia-Martija pugnan por el torneo de La Blanca en la que, a priori, puede ser una de las finales más compensadas de los últimos años. Está en liza la segunda de las competiciones estivales de la temporada que tendrá a tres de los protagonistas de la primera. Martija es la cara nueva con respecto a San Fermín, pero los cuatro han sacado punta a la oportunidad que les han dado sus empresas, han dejado en la cuneta a los teóricos favoritos, y no quieren desaprovechar la ocasión que tienen en sus manos.

Tantos una como otra son dos parejas que cuentan con un delantero capaz de marcar la diferencia, aunque sean de diferentes características. El de Leitza es un artista en los cuadros alegres. Un pelotari capaz de improvisar y de encontrar huecos en lugares en los que es complicado llegar como tenga oportunidad.

Se entiende a la perfección con Imaz. No en vano, formaron juntos en el Parejas y los largos meses de invierno y la necesidad hacen que se compacte mejor. El de Oiartzun ha encontrado en verano un punto óptimo de juego que le permite ser fiable y que su golpe tenga más brillo que en otras ocasiones. Deberá gestionar la presión que se autoimpone en muchas ocasiones para poder disfrutar.

Ezkurdia es desde hace tiempo el delantero sólido que deseaba y que es capaz de poner el ritmo a un partido por la velocidad que imprime a la pelota con su juego de aire. Martija llegó al torneo por la puerta de atrás en sustitución de Zabaleta y puede salir por la grande.