Los favoritos cumplen en el Biharko

García sumó su segunda derrota en el torneo. /Ignacio Pérez
García sumó su segunda derrota en el torneo. / Ignacio Pérez

J. P. M

La séptima jornada del torneo Biharko Izarrak de pelota aficionada, que se disputa en Mallabia y patrocina El CORREO, se saldó sin sorpresas. Las combinaciones que vistieron de colorado sacaron adelante sus respectivos encuentros con mucha autoridad. Zubizarreta y Arbizu se impusieron (22-7) a García y Alduntzin lo que les permite seguir con opciones de estar en la siguiente ronda, mientras que al zaguero de Burlada, que fue finalista el año pasado, se le complica demasiado al encajar su tercera derrota.

El partido mantuvo el equilibrio en sus primeros compases, con ambos delanteros bastante acertados en el remate. Comenzaron mejor los colorados, pero sus rivales reaccionaron y consiguieron empatar a cuatro. Incluso llegaron a colocarse con tres tantos de diferencia (4-7) merced a la inestabilidad mostrada por Arbizu. Aprovecharon una pelota con bastante vuelo, pero un error de García al enviar una dejada con la izquierda bajo chapa permitió que sus rivales le dieran la vuelta a la situación. Siguieron con la misma bola y comenzaron a mandar con mucha claridad.

Parcial de 19-1

El zaguero de Irurtzun se asentó y con su derecha abrió muchos huecos que fueron muy bien aprovechados por su compañero. En un abrir y cerrar de ojos rompieron la contienda con una tacada de 18 tantos en la que el delantero de Astigarraga reclamó el protagonismo. En apenas 27 minutos de juego cerraron el partido.

El segundo choque del festival discurrió por los mismos derroteros. Un arranque esperanzador de los vizcaínos Agirreamalloa e Ibarloza hizo pensar que habría partido, pero todo se les torció poco después. Tras los primeros minutos de tanteo, los de Markina llegaron a contar con cinco tantos de ventaja (3-8) merced a su inspiración y que cubrieron bien todos los huecos.

Pero Zubizarreta y Elizegi tuvieron la paciencia necesaria y aprovecharon a la perfección su oportunidad. Recurrieron a un material exigente con el que estuvieron más cómodos y dejaron sin argumentos a sus rivales. El zaguero navarro sacó partido a su mayor pegada para marcar su territorio y en una situación así el delantero de Ataun se mueve como pez en el agua. El parcial fue de 19-1. Pusieron punto y final al choque tras 284 pelotazos en poco más de cuarenta minutos (22-9).