La encrucijada de Albisu

El pelotari de Ataun ha pasado de ser favorito a la txapela a temer por su clasificación./J. ANDRADE
El pelotari de Ataun ha pasado de ser favorito a la txapela a temer por su clasificación. / J. ANDRADE

El de Ataun necesita asimilar el revés que ha supuesto la lesión de Olaizola y llevar el peso de su pareja si quiere mantener sus opciones de estar en semifinales

JUAN PABLO MARTÍN

Hace un mes, pocos días antes de conseguir su sexta victoria en el Parejas con el frontón Bizkaia de testigo, se les preguntó a Olaizola II y Albisu si, vista la clasificación que entonces comandaban, no creían que la competición estaba rota. Ambos respondieron que no. Vinieron a decir que todavía quedaba mucho y que una derrota podía hacer que entraran en una espiral de la que podía ser complicado salir. La combinación de Baiko Pilota ganó aquel encuentro y el siguiente, y con siete puntos en el bolsillo tocaban con los dedos la clasificación para semifinales.

De repente, todo se ha torcido para el zaguero de Ataun. Y el punto que les hace falta cada vez está más caro. Con el de Goizueta de compañero perdió dos encuentros de forma consecutiva en lo que calificó como «un pequeño bache en el que tampoco estuvimos mal pero los rivales jugaron mucho. No creo que haya que darle muchas vueltas». La semana pasada Olaizola II sufrió la grave lesión en el tendón del cuádriceps de su pierna izquierda y el guardaespaldas guipuzcoano también se resintió.

Pasaron de ser una de las parejas favoritas del campeonato en la que Albisu estaba «muy a gusto» con su compañero por las garantías que ofrecía, «a no tener nada que perder». El golpe fue considerable. Se pudo comprobar en su actuación en el Ogueta de Vitoria. Al de Ataun todavía le duraba el disgusto y le costó reconocerse sobre la cancha porque habían cambiado demasiadas cosas.

La más importante, el rol que desempeñaba en la combinación. Antes era el veterano el que llevaba el peso, y ahora tendrá que ser él quien asuma la responsabilidad sea quien sea su delantero. El que aporte seguridad y tire de galones. Y el guipuzcoano todavía no ha conseguido más que por rachas ser un pelotari fiable sobre la cancha.

Su delantero

Es muy probable que hoy conozca a su compañero de cara al partido que juegan el sábado en Soria. Baiko Pilota está a la espera de ver cómo marcha la recuperación de Urrutikoetxea para saber si vuelve a jugar. En el caso de que el vizcaíno se vista de blanco Víctor tendría mucho boletos para ser su delantero. Si el de Zaratamo no está a punto podría repetir con Arteaga II. Pero para entonces el de Ataun ya habrá escogido en solitario el material para el encuentro en el frontón de La Juventud.

Quedan dos jornadas para la conclusión de la liguilla de cuartos y el panorama es complicado. Se mide a dos parejas de la empresa rival que harán todo lo posible para ayudar a que Aspe meta el mayor número de combinaciones en semifinales. Por si esto fuera poco, tendrá como oponentes en los cuadros largos a otros dos grandes pegadores que le van a complicar las cosas.

En la ciudad castellano-leonesa se mide a los líderes, Elezkano II y Rezusta, ya clasificados, que llegan de perder, por lo que no estarán dispuestos a realizar concesión alguna en un intento de recuperar sensaciones. Albisu jugará el último partido en su casa ante Irribarria y Zabaleta, que para entonces ya pueden tener el billete. Pero también se puede dar la circunstancia de que se lo jueguen en Ataun. El laberinto se hace más grande.

El Parejas se ha puesto emocionante. A día de hoy, siete puntos ya no aseguran estar en la siguiente ronda como ha ocurrido en bastantes ocasiones durante los últimos años. Albisu está en una encrucijada de la que necesita una escapatoria. Pero todavía está en su mano.