Cuidado con Ezkurdia y Ladis Galarza

Ezkurdia se dispone a soltar la derecha durante el partido del Labrit. /J. A. Goñi
Ezkurdia se dispone a soltar la derecha durante el partido del Labrit. / J. A. Goñi

El de Arbizu firma un encuentro brillante y, bien secundado por su zaguero, fulminan a Olaizola II y Albisu en el frontón Labrit

JUAN PABLO MARTÍN

Ezkurdia y Ladis Galarza se sienten bien. Y cuando ambos funcionan son una pareja de cuidado. Sino que se lo pregunten a Olaizola II y Albisu, que ayer sufrieron en sus propias carnes lo que supone medirse a los de Aspe. El delantero de Arbizu mantiene su punto dulce desde el Cuatro y Medio y es una máquina sobre la cancha para todo. Pone el ritmo a la contienda, defiende como nadie y su inspiración a la hora de acabar sigue intacta. Es cierto que perdió algunas pelotas que no acostumbra y sus números no fueron tan buenos, pero su derroche fue encomiable. Además se lo contagió a su zaguero, que volvió a firmar otro encuentro con dos únicos errores y en el que le soltó bien a la pelota. El de Baraibar tenía enfrente a un pegador pero no se amilanó y respondió a la perfección. Segundo triunfo consecutivo de los que vistieron de azul, que comienzan a tomar carrerilla y a este paso va a resultar complicado pararles. Fulminaron a los de Asegarce, que perdieron su imbatibilidad y hasta el liderato en solitario de la clasificación. Ahora lo comparten con Elezkano II y Rezusta, pero cuentan con peor tanteo a favor.

Vista la trayectoria de los que vistieron de colorado, la cátedra se decantó claramente por ellos, pero tropezó. Ezkurdia y Ladis Galarza han encontrado la fórmula para entenderse, aunque suponga un esfuerzo extra para el delantero. Desde los primeros compases se vio al de Arbizu con muchas ganas. Entró a casi todas las pelotas que tuvo a mano y colocó los golpes con mucho criterio y velocidad. Los errores de Albisu en el arranque también les favorecieron y comenzaron con un parcial de 1-7 en el luminoso porque Olaizola II estuvo incómodo y no pudo medir bien sus acciones.

Los de Asegarce pusieron trabajo, pero consiguieron recortar la diferencia más por los errores rivales que por sus aciertos. La chapa no fue amiga de los que vistieron de azul en un par de ocasiones y el de Goizueta firmó un gancho marca de la casa (5-8). Cuando parecía que los colorados comenzaban a asentarse y podían tomar el pulso a la contienda, el de Arbizu no se amilanó y volvió a poner la música al choque con sus voleas y sotamanos para volver a tomar un respiro en el marcador y pasar toda la presión a sus rivales. Los de Aspe alcanzaron el primer descanso obligatorio con siete tantos de diferencia y la moral por las nubes, mientras que sus rivales buscaron una remontada que volvió a quedarse a medias.

Hoy en el Atano III

El choque entró en una fase inestable por ambas partes en la que los errores primaron sobre los aciertos, por lo que la primera tacada fue de los colorados, que se situaron a tres tantos (9-12) y la segunda de Ezkurdia y Ladis Galarza, que les llevó a alcanzar las postrimerías del encuentro con once de diferencia y a ser conscientes de que el buen trabajo realizado iba a tener su premio.

A Olaizola II no le quedó otro remedio que arriesgar de forma desesperada para tratar de conseguir lo que no habían logrado el resto del choque. Y esta vez tampoco lo hizo. La solidez de sus rivales se mantuvo y fue el de Goizueta el que terminó por mandar la pelota a la chapa en el último tanto del partido.

La cuarta jornada se cierra esta tarde (17.00 horas) en el frontón Atano III de San Sebastián. Urrutikoetxea y Larunbe, sustituto de Aretxabaleta, se miden a Altuna III y Martija. Los vizcaínos precisan un triunfo con urgencia que les permita enderezar la situación e inaugurar su casillero.

 

Fotos

Vídeos