Pelota

«No voy a ceder, si tienen que presentar una moción de censura que lo hagan»

Gotzon Enbil accedió a la presidencia de la Federación Vasca de Pelota en enero de 2017./E. C.
Gotzon Enbil accedió a la presidencia de la Federación Vasca de Pelota en enero de 2017. / E. C.

El presidente de la Federación Vasca de Pelota responde así a los que este viernes echaron atrás todos los puntos de la asamblea, «porque quieren que quite gente de mi junta directiva»

JUAN PABLO MARTÍN

Las aguas vuelven a bajar revueltas en la Federación Vasca de Pelota. La asamblea ordinaria celebrada ayer en el Palacio Astola de Abadiño volvió a echar por tierra todos los puntos que se abordaban, entre los que se encontraban las cuentas del pasado ejercicio y el presupuesto del que viene, en una clara disconformidad con el presidente Gotzon Enbil y su junta directiva. La reunión contó con la presencia de 37 miembros con derecho a voto de los 160 posibles que por una clara mayoría dieron un nuevo revés a los dirigentes del estamento.

Su máximo dirigente destacó que a lo largo de la reunión nadie ofreció ningún tipo de explicación a los votos negativos. «De puertas a fuera la principal queja que me ha llegado es que tengo gente en la junta con la que no están de acuerdo y que quieren que les quite», apuntó. Sin embargo, el que fuera expuntista profesional no tiene ninguna intención de hacerlo. «No voy a ceder. Si tienen que presentar una moción de censura que lo hagan. Nosotros nos iremos y que haya elecciones». Desde su punto de vista, este viernes solo acudieron a la reunión los que estaban interesados en mostrar su desacuerdo con alguno de los miembros de su equipo de trabajo «porque nos les gusta». «De 160 posibles había 37, el resto no sabemos lo que piensa porque no han estado aquí».

Es la única razón que encuentra para que los asambleístas echen para atrás unas cuentas como las de hace dos años «en la que hubo unos beneficios de 14.000 euros, cuando la federación lleva años con pérdidas. En el último ejercicio se han conseguido 3.000 euros cuando estamos pagando un crédito cercano a los 30.000 al año por la deuda existente antes de que nosotros llegáramos a estar en el cargo». Eso le lleva a pensar en que hay algo más en el fondo. «Por la gestión que estamos llevando a cabo no creo que sea, pero no podemos saberlo porque en la asamblea nadie habla».

Enbil insistió que él no tiene «ningún problema» en dejar su cargo. Vine aquí a trabajar, y me da pena por la labor que está haciendo la gente en la federación. Sobre todo el director técnico. Muchos clubes me felicitan por el trabajo que lleva a cabo Aitor Erauskin, que supongo se sentirá un poco frustrado al ver lo que ha ocurrido hoy –por ayer– después de todo el sacrificio que le supone».

Por eso, considera que si los asambleístas que mostraron su disconformidad con todos los puntos del orden del día «están de acuerdo, que hagan las cosas como hay que hacerlas y que presenten una moción de censura», repitió.

Antecedentes

El presidente de la Federación Vasca de Pelota también destacó que, de momento, van a esperar un algunas semanas «para ver si se da algún paso al respecto». En caso contrario su junta directiva volverá a reunirse para decidir los pasos a seguir ante la tesitura en la que se encuentran. «Habrá que estudiar la posibilidad de realizar una asamblea extraordinaria para explicar las consecuencias que tiene todo lo que están haciendo».

No es la primera que el máximo mandatario y su equipo deben hacer frente a una situación enrarecida que, según parece, se ha alargado en el tiempo. El año pasado también vieron como la asamblea echaba para atrás todas las propuestas presentadas hasta en dos ocasiones –en marzo y en julio– y estuvo atada de pies y manos durante varios meses de cara a la siguiente temporada. Entonces el presupuesto fue aprobado por el responsable nombrado por el Gobierno Vasco al estar intervenida económicamente la federación por la deuda que arrastraba. Sin embargo, la asamblea rechazó el calendario oficial de competición, las cuotas de las licencias y el seguro de los pelotaris propuestas en la segunda cita.

Tras diferentes reuniones se logró encontrar una solución al conceder mayor poder de representación a las tres territoriales en su junta directiva, de forma que el equipo rector no tuviera una mayoría absoluta y necesitara buscar como mínimo un consenso con alguna de las partes. El acuerdo tenía vigor hasta final de legislatura. Visto el proceder del asamblea ayer parece que todo vuelve al punto de partida. «Es una repetición de la jugada».