Castigo para 'Urruti' y Aretxabaleta

Artola y Mariezkurrena celebran el triunfo cosechado ante Urrutikoetxea y Aretxabaleta. /Luis Ángel Gómez
Artola y Mariezkurrena celebran el triunfo cosechado ante Urrutikoetxea y Aretxabaleta. / Luis Ángel Gómez

El de Markina sufre un calvario al abrírsele una herida en un dedo y no puede con la potente propuesta de Artola y Mariezkurrena en el frontón Bizkaia

JUAN PABLO MARTÍN

A la segunda tampoco pudo ser. La suerte está dando la espalda a Urrutikoetxea y Aretxabaleta. El primer partido se les escurrió de las manos, y ayer en el Bizkaia al zaguero de Markina se le reprodujo una herida en un dedo que impidió que la pareja vizcaína ofreciera su verdadero nivel. Los que sí lo dieron fueron Artola y Mariezkurrena que sumaron su segunda victoria consecutiva con una potente propuesta en la que existen muy pocas grietas. Su pegada resultó decisiva para cargar el juego atrás y poder elegir pelota a la hora de entrar a rematar. El de Berriozar se mostró contundente. Redujo el número de errores con respecto al primer encuentro y fue hasta descarado.

El de Zaratamo y el de Markina lo pasaron mal desde el inicio. El guardaespaldas no estuvo en plenitud de condiciones. El viernes, mientras preparaba los tacos en el frontón de Miribilla, se hizo un corte con la tijera en el dedo índice que requirió algunos puntos de papel. Entrenó bien y acabó con buenas sensaciones. No pudo repetirlas en el partido. Quiso protegerlo y se hizo daño en la mano. Su compañero trató de ayudarle en lo que pudo, pero se vio superado en muchos momentos por sus rivales.

Resultado

'Urruti'-Aretxabaleta
13
Artola-Mariezkurrena
22

El choque comenzó igualado y, vistos los primeros tantos, daba la sensación de que podía ser largo. Pero tras el empate a cuatro todo cambió. Los que vistieron de azul mantuvieron sus prestaciones, mientras que los vizcaínos comenzaron a bajar. Sobre todo atrás. En tan solo 81 pelotazos, el guipuzcoano y el navarro abrieron un boquete de ocho tantos. Para entonces Aretxabaleta ya estaba tocado. Poco después se retiró al vestuario en el primer descanso obligatorio y protegió con un dedal el dedo dañado.

Pero ya resultó imposible la remontada. Sus rivales estaban muy crecidos y con la confianza por las nubes, por lo que las tentativas de los colorados para cambiar la dinámica de la contienda resultaron infructuosas. Se marcharon hasta los 14 tantos de ventaja (5-19).

Obligado a arriesgar

Urrutikoetxea decidió jugársela y arriesgar. No le quedaba otra. Recuperó el saque tras una dejada al ancho y le sacó punta. Consiguió una pequeña tacada de cuatro tantos que sirvió para maquillar el marcador. Sus rivales pidieron un descanso para romper la racha rival y lo consiguieron. En el momento que lograron pelotear volvieron a dominar el choque y solo hubo que esperar a que lo cerraran. Los vizcaínos no pudieron aguantar por mucho que el de Zaratamo retrasara su posición para entrar de aire y quitar trabajo a Aretxabaleta. Habrá que esperar para conocer si el de Markina puede jugar el jueves.

Las decisiones desconcertantes de Asegarce

El sábado fue que los pelotaris de Asegarce no hacían declaraciones a los medios antes de los partidos con el objetivo de que pudieran calentar bien y estuvieran concentrados. Ayer, la promotora decidió que pudieran hacerlas hasta el tanto 8 siempre que quieran. Pero los rectores de la operadora bilbaína tomaron otra medida que se conoció en el Bizkaia. Notificaron a sus pelotaris que desde este fin de semana cada combinación se cambiará en un vestuario diferente cuando se enfrenten. Fue una decisión unilateral en ambos casos. Los de Aspe no sabían nada. Y ambas empresas conforman la Liga que gestiona la pelota .