Cara o cruz en el frontón Labrit

Víctor observa cómo Altuna III remata una pelota en el frontón Bizkaia./luis ángel gómez
Víctor observa cómo Altuna III remata una pelota en el frontón Bizkaia. / luis ángel gómez

Altuna III-Martija y Víctor-Albisu se juegan esta tarde seguir con vida en las semifinales del Parejas con las gradas otra vez a rebosar

JUAN PABLO MARTÍN

Cara o cruz. Se agotó el margen de error. Ahora toca caminar por el alambre y el más mínimo tropezón se paga. Altuna III-Martija y Víctor-Albisu se juegan estar tarde (17.45 horas) llegar con opciones a la última jornada de las semifinales del Parejas en el frontón Labrit de Pamplona. El choque ha levantado expectación y las gradas del recinto volverán a estar repletas. Ayer apenas quedaban una veintena de entradas.

Ambas combinaciones han querido hacer esta semana la lectura positiva de su derrota en la primera jornada, pero son conscientes de que están al límite. Los de Aspe parten con la ventaja de que llevan jugando encuentros de semejante importancia a lo largo de los dos últimos meses para conseguir entrar en la segunda fase de la competición, por lo que la situación se les antoja conocida. «Nos tocará sufrir mucho pero estamos mentalizados», reconoció el delantero de Amezketa. Y la presión será un aspecto a tener muy en cuenta en un duelo de semejante calibre.

El guipuzcoano y el navarro están «concienciados» de que necesitan una de sus mejores versiones ante unos rivales «que imprimen mucho ritmo. El otro día empezaron muy bien, aunque luego es verdad que Víctor falló un par de pelotas y se puso un poco nervioso. Pero Albisu está haciendo un grandísimo campeonato», destacó Altuna III.

Mantener la tensión

No se fían, aunque se les cuestione sobre si la combinación de Baiko Pilota es la más asequible vistas las dos restantes. «El riojano también tiene un buen golpe, por lo que puede pasar cualquier cosa. Debemos mantener la tensión y necesitamos un gran encuentro», añadió Martija. Están con «chispa y con ganas». Las necesitan, porque admiten que deberán ponerse el mono de trabajo para sacar el choque adelante. Ser sólidos y aprovechar sus ocasiones. «El otro día cuando entraba a la pelota veía que hacía daño», manifestó Altuna III.

Víctor y Albisu también están convencidos de que pueden «hacer las cosas bien». Sus sensaciones son buenas. El buen momento por el que atraviesa el zaguero de Ataun transmite «tranquilidad» a su delantero. «Todos los partidos son distintos y esperemos que salgan las cosas», apuntó el riojano. Su táctica será cargar el juego atrás para tratar de evitar al de Amezketa y conseguir que, a medida que pase el tiempo, el navarro baje sus prestaciones. «Cuando tenga pelota necesito terminar. Esta semana he realizado entrenamientos más técnicos para entrar mejor a la pelota», confesó.

Albisu deberá llevar el peso del juego de la pareja. Y sabe que si repite la actuación de la semana pasada tendrán «opciones de llegar al cartón 22». A pesar de la derrota, el zaguero terminó bastante satisfecho con sus prestaciones. «Si tenemos a Martija atrás será buena señal, porque cuando entra en juego Altuna pone otro ritmo e intenta marear a todos», concluyó.

La segunda plaza para la final del Parejas de promoción

El festival de Pamplona contará con más alicientes que el partido estelar. En el primer choque estará en juego la segunda plaza para la final del Parejas de promoción. Agirre-Salaverri se enfrentan a Peio Etxeberria y Garmendia en un duelo que carece de un favorito claro. Habrá que ver cómo aguantan los dos zagueros el castigo al que les sometan, mientras que en los cuadros de la verdad se avecina una dura batalla entre dos delanteros que se encuentran en un buen momento y deben ser determinantes.