Los campeones, a la expectativa

Nueve campeones del Manomanista, junto con el patrocinador que sostiene la txapela, se dieron cita en la tradicional comida en Sondika. /Borja Agudo
Nueve campeones del Manomanista, junto con el patrocinador que sostiene la txapela, se dieron cita en la tradicional comida en Sondika. / Borja Agudo

Creen que Urrutikoetxea llegará en condiciones a la final del Manomanista y puede contrarrestar la pegada de un Irribarria que está con confianza

JUAN PABLO MARTÍN

La tradicional comida de campeones del Manomanista contó ayer por primera vez con la presencia de los dos finalistas, que ya cuentan con una txapela y se disputan la segunda dentro de ocho días. Hubo algunas ausencias destacadas por diferentes motivos, pero entre los que estuvieron ninguno se atrevió a dar un favorito claro, porque esperan un duelo reñido entre dos estilos diferentes.

Jesús García Ariño - Ganó la txapela en 1963 «Espero un encuentro muy duro y peloteado»

«Veo una final incierta y muy nivelada», destaca el de Atxondo. Desde su punto de vista, Urrutikoetxea ha tenido tiempo para mejorar su mano izquierda «y parece que la tiene bien. Con las protecciones que se ponen hoy en día la tendrá curada y espero ver un gran partido», destacó. No se atreve con un favorito porque a los dos «les he visto muy bien. El que menos errores cometa, ganará». Espera un duelo «muy duro y peloteado porque ambos entran bien a la bola. Irribarria le pega como un cañón, pero Urrutikoetxea tiene mucha defensa y experiencia».

Luciano Juaristi Atano X - Campeón en 1966 y 1968 «Cada vez veo más difícil hacer un pronóstico»

«Cada vez veo más difícil hacer un pronóstico de este tipo de encuentros. El material anda mucho y se pueden hacer tacadas, por lo que es un terreno resbaladizo. Son dos pelotaris muy distintos. Si Irribarria pega como en los mejores partidos es muy difícil ganarle, porque defender desde el cuadro siete es para todos muy incómodo y desde ahí no se pueden hacer milagros», señaló. El azkoitiarra sufrió mal de manos en numerosas ocasiones y estuvo «muchas veces» mes y medio sin jugar, por lo que no le entra en la cabeza que cinco días después de sufrirlo Urrutikoetxea pudiera entrenar. «Cuando conseguía golpear la pelota en la pared de azulejos de casa y no me dolía, es cuando pedía que me pusieran partidos».

Iñaki Gorostiza - Venció en 1977 «El de Baiko Pilota tiene que buscar algo nuevo»

«En favor del espectáculo espero que sea una final equilibrada, pero nunca se sabe lo que puede ocurrir porque en el mano a mano hay tacadas y se desequilibra por cualquier motivo». Le gustaría que ganara el vizcaíno, pero reconoce que «puede pasar cualquier cosa». Para nada vale la final que disputaron hace tres temporadas en la que ganó el guipuzcoano. «Esto es otra cosa. Siempre se aprende dónde hay que jugarle. Irujo cuando explotó su arma letal era la defensa de aire que tenía en pared izquierda que sacaba al rival al cuadro cinco y les obligaba a jugar a bote. Al año siguiente todos aprendieron a contrarrestarle de sotamano y le rompieron los esquemas. A Irribarria le puede pasar algo parecido, que le jueguen de otra forma. Pero en este momento es Urrutikoetxea el que tiene que buscar algo nuevo».

Rubén Beloki - Dominó en 1995, 98, 99 y 2001 «Si 'Urruti' sufre un rato con su calidad puede ganar»

«Han llegado los dos mejores. Estamos viendo un gran Irribarria y un Urrutikoetxea que está mejor que el año pasado y que el anterior. Son dos grandes, y el que tenga mejor día se llevará la txapela», apuntó. No lo ve claro por ninguno porque cada uno tiene sus armas. «El de Arama tiene más pegada y atraviesa un gran momento porque ha recuperado su estatus, y al vizcaíno le veo con hambre después de lo mal que lo ha pasado por el virus. Además tiene más movilidad y facilidad a la hora de acabar». Considera que la semana extra le ha venido para recuperar la mano. «Le veo cada vez más animado. Se tiene que mentalizar que va a tener un partido duro, pero si sufre un rato con su calidad puede sacarlo adelante».

Aimar Olaizola - Vencedor en 2005, 07, 12 y 13 «El vizcaíno está con chispa y las ideas claras»

«La mano la tiene mejor, aunque todavía no está normal, pero la semana que viene podrá ejercitarse sin problema», destacó el de Goizueta. Ve al vizcaíno muy bien de chispa, de cabeza, con las ideas claras, «que es muy importante». «Aunque la gente no lo crea, el que pide el aplazamiento es el que peor lo pasa, por lo que prefiero estar en el lugar de Irribarria, esperando y con todo bien», añadió. Al de Arama le ve «muy bien». Considera incluso que está igual que en 2016, cuando ganó la txapela. Para el de Goizueta, el rival de Urrutikoetxea no sufrió un bajón la temporada anterior. «En el primer partido pasó apuros pero ha ido a más, y si está en la final es por algo. Todo el mundo juega mucho e influyen un montón de cosas».

Oinatz Bengoetxea - Se impuso en 2008 y 2017 «Lo que yo hice en 2017, el de Zaratamo lo sabe hacer»

«Será un gran partido entre dos grandes manomanistas, los mejores especialistas del momento. Irribarria es todo fuerza y si firma un gran partido se le puede considerar favorito por el poder que tiene. Pero Urrutikoetxea es el pelotari más completo en el cuadro de Baiko Pilota y se ha ganado estar en la final». No cree que el mal de manos que ha atravesado le merme. «Veinte días son suficientes para que la mano esté bien, el condicionante es que no puedes entrenar como quieres. Pero muchas veces si no entrenas juegas más y viceversa. Está claro que el vizcaíno estará las 100%, al igual que Irribarria, por lo que esperemos ver una gran final», manifestó. El navarro consiguió ganar al guipuzcoano en 2017 «porque me salió todo perfecto». «Todo lo que yo hice Urrutikoetxea lo sabe hacer».

Jokin Altuna - Ganador en 2018 «Irribarria está sacando del frontón a los rivales»

«Irribarria está muy fuerte, con mucha confianza y con ganas de jugar la final». Lo dice el de Amezketa que el pasado martes entrenó con él en el Bizkaia. Sin embargo, reconoce que cuando en 2016 el guipuzcoano ganó la txapela «no tenía nada de presión porque era un recién llegado. Ahora hay que saber jugar con la vitola de favorito, que tampoco es fácil. De todas formas es mejor pelotari que entonces», apuntó. Cree que el vizcaíno ha tenido tiempo suficiente para recuperarse, y espera ver «a un gran 'Urruti' en la final». «Es el día más grande del año en el que los dos tendrán que jugar mucho para sujetar al otro. Si uno baja un poco se romperá el partido, por lo que habrá que ver cómo se desarrollan los acontecimientos. Se ha visto que Irribarria está sacando del frontón a los rivales y es difícil sujetarle, aunque el de Zaratamo es un pelotari largo», concluyó.

«Las sensaciones con la zurda son mejores cada vez», destaca Urrutikoetxea

Ayer volvió a pisar la cancha del frontón Bizkaia con la intención de calibrar la evolución de su zurda, y Mikel Urrutikoetxea salió satisfecho de entrenamiento realizado. Se ejercitó durante una hora y cuarto en compañía de Aimar Olaizola y el técnico Pablo Beresaluze, y pudo constatar que «las sensaciones son cada vez mejores. Espero llegar al 100% a la final», señaló el vizcaíno. A diferencia del martes cuando se ejercitó sobre todo con la derecha, ayer ya le soltó con la izquierda «y he visto que cada vez esta mejor y la meto con más confianza. La inflamación ha desaparecido y, aunque todavía tengo una pequeña molestia, que es normal, está mucho mejor. Faltan nueve días hasta la final que serán importantes», apuntó. El vizcaíno tiene previsto volver a la cancha de Miribilla a principio de la semana que viene -«el martes o el miércoles, todavía no lo hemos decidido»- para corroborar que todo está como esperaba y realizar el último entrenamiento fuerte de cara al choque cumbre.

Antes de que el de Zaratamo comenzara su sesión, fue Irribarria el que entrenó en el mismo escenario, junto al técnico Jokin Etxaniz, y también terminó satisfecho con lo realizado. «Hemos hecho una sesión dura, técnica, para pulir dentro de los posible las carencias. El arma de Urrutikoetxea será sacarme a la derecha con el besagain, por lo que intentamos mejorar día a día cómo responder ante esa situación», manifestó. Mantiene las buenas sensaciones, «y la pelota me sale viva, por lo que estoy a gusto», corroboró.

Al igual que su rival, volverá al escenario de la final a principios de semana para completar la preparación, «y el día de la elección de material, como de costumbre, tengo previsto realizar una sesión suave de unos veinte minutos como última toma de contacto con el frontón», apuntó.