El Campeonato de Parejas más caro

Martija-Altuna III y Mariezkurrena II-Artola se jugarán la última plaza para las semifinales del Parejas el próximo fin de semana./iñigo royo
Martija-Altuna III y Mariezkurrena II-Artola se jugarán la última plaza para las semifinales del Parejas el próximo fin de semana. / iñigo royo

Por primera vez desde que el torneo cuenta con el formato actual, una combinación se puede quedar fuera de las semifinales con 8 puntos

JUAN PABLO MARTÍN

Siete. Éste era el número de victorias que todas las combinaciones se ponían como meta en las presentaciones del Parejas hasta el momento para asegurarse el pase a las semifinales. Sin embargo, este año el pase está más caro desde que la competición cuenta con el formato actual. El listón ha subido, y uno de los dos dúos que aspiran a la cuarta plaza se puede quedar fuera con ocho puntos. Si Altuna III-Martija y Artola-Mariezkurrena II vencen sus respectivos encuentros alcanzarán esta cifra y dependerán del resultado de otro partido –Víctor-Albisu contra Irribarria-Zabaleta– para saber quién se clasifica. Y lo más llamativo es que el triunfo en ese tercer duelo de los representantes de Baiko Pilota favorecerá a los de Aspe y viceversa. Así de intrigante se presenta el cierre de la primera fase del torneo más largo y exigente, en el que los líderes pueden se pueden quedar con el número más bajo de victorias –9– desde 2012.

Aunque parecía que el campeonato podía perder enteros en cuanto a la emoción hace referencia en febrero por el dominio exhibido hasta entonces por cuatro parejas, todo se ha enredado y no es la primera vez. Porque finales inciertos y decisivos en la última jornada se han vivido bastantes. Sin ir más lejos hace dos temporadas. Entonces hubo hasta seis combinaciones implicadas en la lucha por tres plazas que resultó un verdadero galimatías y que hubo que desgranar en los cuatro partidos que cerraban la fase.

Un año antes, el triunfo de Bengoetxea VI y Untoria sobre Ezkurdia y Barriola (22-20) certificó el billete de los primeros y se lo arrebató a los segundos porque su derrota metió en la siguiente fase a Artola y Albisu que un día antes habían caído (22-21) ante Irujo y Rezusta.

Los datos

2012
fue el año en el que se instauró el formato actual de competición. Desde entonces los cuartos clasificados en cuartos han precisado alcanzar los siete puntos en cinco ocasiones y seis en dos para pasar a la siguiente fase.

Les bastaban 17 tantos

Todavía está fresco en el recuerdo el enfrentamiento a tumba abierta de 2015 en Irún entre Irujo-Barriola, campeones de la anterior edición, y Bengoetxea VI-Untoria. A los de Aspe les bastaban 17 tantos para estar en semifinales y se quedaron en 11 tras uno de los mejores partidos que ha disputado el delantero de Leitza en esta cita.

En 2014 hicieron falta solo seis puntos para estar en la siguiente fase. El duelo cumbre fue el de Urrutikoetxea-Beroiz ante Titín III-Merino II que se llevaron el vizcaíno y el navarro en Arrigorriaga (20-22), y que supuso el último encuentro oficial del gran delantero de Tricio. Esta misma cifra fue suficiente para que Berasaluze II y Albisu entraran en 2013. Los de Asegarce superaron a los riojanos en la anteúltima jornada en el Bizkaia (14-22) en un choque muy tenso en el que el zaguero de Villar de Torre calificó las pelotas «como patatas». En la que cerraba los cuartos ambos perdieron. En la primera edición del formato actual Irujo y Barriola se quedaron fuera con siete puntos después de perder ante Berasaluze II y Albisu, y tras la victoria de Xala y Laskurain ante Bengoetxea VI y Apraiz.