La final del Manomanista se jugará el 9 de junio

Urrutikoetxea se ha ejercitado con Olaizola II y ha comprobado que no está recuperado./Fernando Gómez
Urrutikoetxea se ha ejercitado con Olaizola II y ha comprobado que no está recuperado. / Fernando Gómez

Urrutikoetxea pide aplazamiento tras constatar en el frontón Bizkaia que su zurda le duele «y no está en condiciones»

JUAN PABLO MARTÍN

Hacía varios años que el juez de competición no tenía trabajo antes de la finales porque los protagonistas llegaron en condiciones al choque cumbre. Este jueves tuvo que redactar un informe en el que hizo constar que la final del Manomanista se jugará el 9 de junio, última fecha permitda según el reglamento de la competición. Mikel Urrutikoetxea probó su zurda en el frontón Bizkaia por primera vez desde que venció en semifinales a Ezkurdia y constató que los cuatro días que ha tenido para recuperarla no habían sido suficientes para que la mejora esperada llegara. La zona próxima al dedo anular todavía está amoratada y, aunque ha ido a mejor, le sigue doliendo cuando golpea la pelota. «La esperanza que tenía era de jugar en la fecha prevista en un inicio porque a ningún pelotari le gusta tener que aplazar una final, pero quiero salir al 100% y el reglamento permite esta opción», manifestó.

El de Zaratamo estuvo acompañado de Olaizola II y el técnico Pablo Berasaluze durante los cerca de tres cuartos de hora que invirtió en el entrenamiento. Sin embargo, desde que comenzó a calentar en la pared izquierda junto al rebote ya constató que las cosas no iban bien. Le dolía y cuando el de Goizueta comenzó a lanzarle pelotas a la zurda con mayor intensidad «tanto a bote como de aire no le podía dar no soltar». Tuvo la esperanza de que, cuando la mano se calentara las cosas podían cambiar, pero no ocurrió. «La mano no está bien», zanjó.

Según el parte médico emitido por el médico de Baiko Pilota, Iñigo Simón, la izquierda del vizcaíno «deberá guardar reposo porque presenta un hematoma en la cara palmar y dorsal con dolor a la altura del cuarto metacarpiano». Se la fastidió en el partido de cuartos contra Begoetxea VI, pero consiguió una mejoría y pudo jugar contra Ezkurdia. Sin embargo el trote en el choque contra el de Arbizu fue demasiado.

De momento, mantendrá las sesiones de fisioterapia para recuperarla lo antes posible, «y para no perder contacto con la cancha realizaré otros ejercicios con la derecha. Para dentro de 20 días estaré al 100%», apuntó.

Irribarria asume el aplazamiento

Este jueves tampoco había contemplado mucho más. Quiso realizar un entrenamiento fuerte para ver las sensaciones que tenía y tomar una decisión lo antes posible «por respeto a todos, al público y al rival. Era el día más adecuado porque solo han pasado cuatro días de las semifinales y he visto que para el día 2 la mano no va a estar bien», concluyó.

Su rival encajó con profesionalidad el aplazamiento, «porque soy consciente de que cualquier año me puede tocar a mi. Está en su derecho y hay que respetarle», destacó Irribarria .El de Arama, sin embargo, reconoció que una semana más provocará que tenga que cambiar su preparación y jugará un partido para tratar de mantener la forma mañana en Irurzun.